martes, 13 de febrero de 2018

«Portavozas»

El reciente empleo del término «portavozas», por parte de una diputada para referirse a determinadas portavoces de grupos políticos en el Congreso, ha vuelto a poner de relieve la necesidad de una actualización del lenguaje, que suponga una visualización real de la mujer en sus diferentes ocupaciones.

Ya en el año 2008, la ministra de Igualdad del gobierno de Zapatero habló de «miembras» para referirse a las mujeres que eran miembros de una comisión del Congreso, en un alarde por nombrar de manera específica a todos los presentes. El lenguaje forma parte de lo que hay que arreglar de cara a una igualdad efectiva, y hay que hacerlo de manera transversal en todos los ámbitos sociales, políticos y de gobernabilidad. Pero no conviene caer en excesos lingüísticos que nos lleven a coger el rábano por las hojas y a perder la esencia por el camino.

En realidad, lo que subyace en el uso de esas palabras inventadas es la intención de que la mujer sea visualizada en el conjunto de la sociedad en igualdad al hombre, como la mitad de la misma que es, y el lenguaje juega un papel fundamental como elemento de igualdad o de discriminación. Fijémonos en un par de muestras, pues un coñazo es, según nuestro diccionario, «persona, cosa o actividad que se caracteriza por su inutilidad o machaconería y resulta pesada o molesta», o también, «fastidiar o molestar mucho». En tanto que algo cojonudo significa «que es extraordinariamente bueno». Tómense la molestia de comprobarlo.

Si, según el mismo diccionario, el lenguaje es la «capacidad propia del ser humano para expresar pensamientos y sentimientos por medio de la palabra», estamos ante la razón por la que desde la política quieren cambiar determinadas expresiones, en un intento (quizá baldío) de mejorar desde el origen el tratamiento de lo femenino en el conjunto de la sociedad.

En conclusión, la política trata de influir en la lingüística para que las palabras y sus acciones vayan de la mano en favor de conseguir una sociedad más justa, más equitativa y más equilibrada, pues, como declara el Papa Francisco para un ámbito más amplio, «si queremos resolver verdaderamente los problemas, habrá que atajar la raíz de todos los males, que es la desigualdad».

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/portavozas/
http://www.dclm.es/noticias/68156/portavozas-/-casimiro-pastor
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/portavozas/20180215082725192835.html
http://imasinformacion.es/not/22093/-portavozas-/


domingo, 28 de enero de 2018

El voto de los pensionistas




«Quien tiene oídos para oír que oiga» (Mt 13, 40-43).

Las redes sociales están llenas de proclamas del tipo: «Tenemos en nuestras manos un poder invencible y son nuestros votos. Somos casi 10 millones de pensionistas…». Hablan de la pérdida de poder adquisitivo que supone una inflación más de cinco veces superior a la subida de las pensiones, reclamando con ello la atención del gobierno. Pero a tenor de recientes encuestas, el PP tiene un buen granero de votos en los mayores de 65 años, lo que en principio les hace estar tranquilos con los jubilados… o no, sobre todo después del descalabro electoral en Cataluña.

El problema arranca en el año 2012, cuando M. Rajoy desvincula por primera vez la subida de las pensiones de la del IPC. Cualquier subida de la inflación por encima del 0,25%, que se mantiene constante a lo largo de estos años, supone una pérdida del poder de compra de este importante colectivo. El gobierno, que tan cuidadoso es con el cumplimiento de la Constitución en otros ámbitos, parece olvidarse en este caso de la Carta Magna, cuyo artículo 50 consagra: «Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad». Y del RDL 1/94 de 20 de junio, que en su artículo 48.1 lo concreta de la siguiente forma: «Las pensiones de la Seguridad Social en su modalidad contributiva, incluido el importe de la pensión mínima, serán revalorizadas al comienzo de cada año, en función del correspondiente índice de precios al consumo previsto para dicho año».

Por lo tanto, no es de extrañar el malestar de los pensionistas al recibir estos días la carta de la ministra de Empleo y Seguridad Social, doña Fátima Báñez, acompañando la subida para 2018, que en muchos casos es menor de un euro al mes. En dicha carta, la ministra agradece «la comprensión que los pensionistas han demostrado durante los años más difíciles de la crisis…». Pero la crisis ya se ha acabado, según declara el jefe del Ejecutivo, y al parecer la comprensión de los pensionistas también. «Quien tiene oídos para oír que oiga».

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/voto-los-pensionistas/
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/el-voto-de-los-pensionistas/20180128212403190496.htmlo
http://www.dclm.es/noticias/67504/el-voto-de-los-pensionistas-/-casimiro-pastor
http://imasinformacion.es/not/21982/el-voto-de-los-pensionistas/

domingo, 21 de enero de 2018

Industria 4.0


Las tres revoluciones industriales precedentes, y que marcaron cambios sociales históricos, fueron las producidas por la máquina de vapor (s. XVIII), la de la electricidad (s. XIX) y la de la electrónica (s. XX). Cada una de ellas supuso un cambio de paradigma, como es el caso que nos atañe con la cuarta revolución industrial, o industria 4.0, al ser esta una revolución digital sin parangón. Se está en un punto de fusión de tecnologías entre lo físico, lo digital y lo biológico.

Se presentó en la feria de Hannover (Alemania) en 2011 y su objetivo es conseguir la automatización total de los procesos productivos, mediante el Internet de las cosas. Hablamos de inteligencia artificial, robots colaborativos, nanotecnologías, biotecnologías, realidad aumentada, visión artificial, impresión en 3D… cuyo nexo de unión son unas telecomunicaciones sin precedentes en su rapidez y forma. Con ello se consigue producir más, mejor y con mayores ahorros (energéticos, de materiales, de procesos, etc.). También se consiguen productos mejor adaptados al usuario final, con la calidad como bandera.

Los países punteros del mundo con este nuevo enfoque son Japón, Alemania y Estados Unidos. España ocupa el lugar número 14 en el mundo por su PIB, pero baja al 45 en cuanto a digitalización de su industria. Sin embargo, esta cuarta revolución industrial supone una gran oportunidad para nuestro país, si las administraciones y el empresariado español cogen el toro por los cuernos. Si se invierte en excelencia. De hecho, hay una experiencia piloto del ministerio de Industria con 25 empresas, a las que se les dota de dos expertos: un consultor tecnológico y otro de modelo de negocio. Ambos analizan la cadena de valor, desde la adquisición de materias primas y los procesos productivos a la comercialización, pasando por la gestión económica de todo el proceso. Todo ello desde esta nueva perspectiva 4.0.

Otra de las áreas a tener en cuenta es la formación, tanto en las propias empresas como en el sector educativo. En Madrid ya hay centros con niños de 10 años que aprenden robótica y programación. Hoy hay que prepararse para unos puestos de trabajo que no están todavía definidos, pero que llegarán de forma inexorable, pues ya estamos inmersos en esta nueva forma de concebir los procesos productivos. Se trataría de puestos de trabajo estables y de alto valor añadido, por lo que también debe de cambiar, y mucho, la forma de entender la contratación. Se debe ser consciente de que Industria 4.0 ha llegado para quedarse… hasta la siguiente revolución industrial.

En Fitur 2018 se ha podido constatar lo que supone el 4.0 en nuestra industria por excelencia: el turismo. Hoy podemos viajar de manera virtual a cualquier lugar y tener una excelente información previa de los que nos encontraremos a nuestra llegada, de su historia, de su arte y su cultura. De cómo contratar el viaje. Una vez en el lugar, a través de nuestro móvil tendremos una magnífica información que nos ayudará a sacar más partido todavía de nuestra visita. En la medida en que trabajemos en esa línea, sacaremos muchísimo más provecho de este potente sector, en el que Castilla-La Mancha tiene mucho que decir. 

Publicado en:
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/industria-40/20180122090706189515.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/industria-4-0/
http://imasinformacion.es/not/21924/industria-4-0/
http://www.dclm.es/noticias/67268/industria-40--casimiro-pastor

Noticias posteriores relacionadas:
https://www.eleconomista.com.mx/empresas/WEF-en-busqueda-de-talento-frente-a-la-cuarta-revolucion-tecnologica-20180124-0043.html
https://youtu.be/3E9W4rqe4fc




lunes, 1 de enero de 2018

Deseos para 2018


«El pueblo pasa hambre porque sus superiores consumen en exceso sobre lo que recaudan». Lao Tse (604-470 a.C.).

El comienzo de un nuevo año suele ser el momento de desear la mejora de aquello que pensamos que debe mejorarse. Pongamos algunos ejemplos:

El último Consejo de Ministros de 2017 volvió a subir las pensiones un 0,25%, por quinta vez en la era Rajoy. O sea, 2€ al mes para las más bajas. Hay que recordar que esas mismas pensiones subieron un 27% en los 8 años que gobernó Zapatero, quien dejó 67.000 millones en la llamada Bolsa de las Pensiones, bolsa que ahora está casi agotada. Cuidado con la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas, pues se trata de un problema social de primer orden.

En cuanto a la subida de salarios, los mismos organismos internacionales, a los que el gobierno de España obedeció sin rechistar cuando exigían recortes, le han pedido ahora que los suban. Con ello se consiguen dos buenos propósitos: que haya más actividad económica y una mayor recaudación de la Seguridad Social para pagar las pensiones. En la reunión de Rajoy con los agentes sociales del pasado diciembre, firmaron una subida del salario mínimo si se cumplían dos condiciones: un crecimiento del 2,5% y la creación de 450.000 empleos. Condiciones que tanto organismos internacionales como el propio Banco de España sitúan más abajo; es decir, hecha la foto habrá que ver si la subida del SMI se produce.

En lo referente a la Constitución, Rajoy se comprometió con Sánchez al establecimiento de comisiones mixtas para estudiar una reforma constitucional. El propósito de dicha reforma no es otro que el de una puesta al día de la Carta Magna, pues está siendo una clamorosa demanda, sobre todo en lo concerniente al territorio. Quizá este aspecto no sirva para conformar a los separatistas (cuyo número ha aumentado de manera alarmante en los últimos tiempos), pero sí para establecer un marco en el que todos estemos más cómodos, incluidos sectores de los que ahora votarían irse.

Por otra parte, la violencia de género es un problema transversal que afecta a varios ministerios, cuyas raíces son profundas, y que está incrustada en todos los estratos sociales. Es obvio que arranca de la educación y que se debe abordar de manera simultánea en toda la sociedad. La dotación presupuestaria es de donde se parte, pues sin ella cualquier ley queda huera, para establecer frenos que impidan la sangría contra las mujeres, como por desgracia viene sucediendo un año tras otro. A ver qué nos depara el que ahora comienza.

La creación de empleo, la devolución del rescate bancario, la solución a la «cuestión catalana», el freno a la corrupción y al fraude, la independencia real y efectiva entre los poderes del Estado, la reducción de la brecha salarial, la reducción de la pobreza, la solución al problema de la vivienda, la solución a la pobreza energética, la acogida de refugiados… y perder ese par de kilos que se nos pegó en las pasadas celebraciones, también forma parte de los deseos para este 2018. Feliz Año Nuevo.


Publicado en:

domingo, 24 de diciembre de 2017

Las derechas, mayoría absoluta en Cataluña


«Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel». David Lloyd George.

Las elecciones catalanas del pasado día 21 se pueden analizar desde múltiples puntos de vista y serán dignas de diversos estudios y de extrapolación al ámbito nacional. El más evidente es que son las derechas las que han ganado en Cataluña, mientras el PP se hunde y pasa al grupo mixto. El partido más votado, Ciutadans, con 37 escaños y el segundo, Junts per Catalunya, con 34, suman 71 del total de 135 del parlamento catalán. Sin embargo, estas dos formaciones son incompatibles, pues mientras que C’s aboga por la permanencia de la región integrada en España, la segunda quiere la segregación.

Los debates previos a las elecciones en los medios de comunicación, pusieron en evidencia la separación horizontal, vertical y oblicua. Parecía más evidente lo que les separaba que lo que les unía. Bloques constitucionalista y soberanista por un lado, e izquierdas y derechas, por otro; unos de ámbito autonómico y otros, de ámbito más amplio en lo territorial y en lo político. El lenguaje del «ellos» y el «nosotros», que se produce en todos los enfrentamientos, se trasladó al conjunto de España y hartó a todos de todos «ellos», entendidos estos como el conjunto de los catalanes. Lo que ha vuelto a constatarse es que la ciudadanía vota más por sentimiento que por razonamiento. No se leen los programas, que tan concienzudamente elaboran los partidos; por lo tanto, el voto es por impulso. Unos, los enfadados: «dije que me quiero ir»; y otros, los preocupados: «de separarse, nada».

Los enfadados han votado mayoritariamente por el bloque soberanista, que mezcla derecha, JxC, izquierda, ERC, y anti sistema, CUP. Políticamente, una mezcla incompatible, pero con la argamasa del separatismo. Los preocupados han votado por el bloque constitucionalista, con C’s a la cabeza, que ha sabido captar votos de todo ese espectro; el PSC, que ha podido pecar de cierta ambigüedad; la franquicia de Podemos en Cataluña, que no ha cuajado bien el mensaje, pues no se sabe bien en qué bloque está, y el PP, que todavía se está preguntando qué ha pasado.  

Está por ver cuál será la configuración final del parlamento autonómico pues, aunque hoy la suma del bloque soberanista da mayoría absoluta, el hecho de que haya diputados electos en la cárcel de manera preventiva y otros en el extranjero, puede dar al traste con sus aspiraciones de formar gobierno. La maquinaria judicial sigue su curso y esta es más lenta que la política. La ecuación catalana tiene demasiados factores y demasiadas incógnitas para su resolución. Por tanto, aún quedan semanas de mucha incertidumbre, palabra tabú para cualquier inversor.


Publicado en:
http://www.dclm.es/noticias/66313/las-derechas-mayoria-absoluta-en-cataluna--casimiro-pastor
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/derechas-mayoria-absoluta-cataluna/20171225093517186130.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/las-derechas-mayoria-absoluta-cataluna/
http://imasinformacion.es/not/21745/las-derechas-mayoria-absoluta-en-cataluna/

lunes, 18 de diciembre de 2017

Lo que las banderas ocultan


Seguimos, hasta las elecciones catalanas, en una apuesta por ver quién la tiene (la bandera) más grande a ambos lados del Ebro y hacemos ostentación de ello en balcones, terrazas y puentes. Como si fuera más patriota (español o catalán) quien más trapo colorido luzca en su patria chica (balcón). Y así, exponiendo al vecindario nuestras vergüenzas políticas nos sentimos más patriotas, o más lo que sea, y hasta creemos dormir mejor. En ambos márgenes del río, creemos defender mejor nuestro sentimiento patrio, nuestra identidad, a golpe de bandera. Y ahí nos quedamos. No miramos más allá, por lo tanto no vemos lo que nos están ocultando las banderas que tan patrióticamente enarbolamos.

Las políticas responsables de la gran crisis social que sufrimos a ambos lados del Ebro es lo que están ocultando las banderas. Políticas neoliberales aplicadas por el gobierno del PP a nivel central y las mismas políticas en la esfera autonómica catalana, que han seguido los últimos gobiernos de esa Comunidad. Y hoy no toca hablar de corrupción ni del «tres per cent», pues eso es «a más a más». «No hay ninguna bandera de izquierdas en la causa secesionista», declaró Pedro Sánchez; ni tampoco en la defensa del statu quo, habría que añadir.

En las elecciones catalanas está sucediendo algo digno de análisis sociológicos y sociopolíticos a posteriori. Es una situación nueva, provocada por todo lo vivido recientemente. Parece que hay dos bloques, los del 155 y los separatistas. Pero también sigue habiendo izquierdas y derechas, no lo olvidemos. Las encuestas parecen favorecer a Ciutadans como el partido que evitaría la deriva secesionista, de ganar. Tanto los ciudadanos bien situados, como algunos de los que habitan en barrios populares parecen estar de acuerdo en votarles, lo que puede ser síntoma de victoria electoral. Es de suponer que los primeros se sentirán seguros con este partido pero, ¿se han leído los segundos algo del programa de C’s? ¿Saben que quieren hacer una reducción impositiva de 2.000 millones de euros y que esto perjudicará las acciones sociales que les hubieran beneficiado, de cobrarse? ¿Saben que quieren hacer un único contrato laboral, a la baja, igualando los contratos temporales y los fijos para que despedir cueste menos o casi nada? ¿Saben que quieren reducir en casi 4 puntos de PIB el gasto público? ¿Saben que quieren mantener como está el artículo 135 de la Constitución, es decir, primero pagar la deuda y luego atender las demandas sociales? Hay mucho más, pero no quiero cansar al lector, a quien invito a leer el programa de Ciudadanos. Programa, en algunos aspectos, más a la derecha del PP.

Leer los programas antes de decidir qué votar es una práctica democrática sana y efectiva. Así seremos patriotas a cualquier lado del Ebro, así podremos enarbolar las banderas que queramos con la conciencia tranquila.

Publicado en:
http://www.dclm.es/noticias/66084/lo-que-las-banderas-ocultan-/-casimiro-pastor
http://www.lanzadigital.com/opinion/lo-las-banderas-ocultan/
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/lo-que-las-banderas-ocultan/20171219082219185379.html

sábado, 2 de diciembre de 2017

Las consecuencias de los nacionalismos


Si “la unión hace la fuerza”, como reza el dicho popular, está claro que la separación, la desunión y la confrontación hacen todo lo contrario: provocan debilidad. Esa es la consecuencia directa de los nacionalismos o, lo que es lo mismo, de los egoísmos territoriales. Egoísmos a los que se podrían añadir otras “cualidades” como la pureza de los apellidos (más de ocho), culturales de la zona, calidad del idioma local  (no solo que se hable, sino que el tono, su musicalidad, siga los cánones), lecturas a las que se es proclive, incluso tipo de vestimenta, corte de pelo… No, no es exagerado, aunque lo parezca. Es así. Ese tipo de localismos existe en todos sitios. Piensen ustedes en la localidad más próxima, equivalente a la suya por tamaño, y cada uno opina que “ellos” son otra cosa.

Leía en un medio de ámbito nacional que el “Bréxodo” ha comenzado, en referencia a que la inmigración neta en el Reino Unido ha sufrido la mayor caída, desde que existen registros, en el año siguiente al que los británicos decidieran en referéndum abandonar la Unión Europea. Este paso referido a personas también existe en referencia a las empresas. La más sonada recientemente ha sido la EMA, la Agencia Europea del Medicamento, que tenía grandes posibilidades para haberse trasladado de Londres a Barcelona, debido al “Brexit”, y que al final ha optado por Ámsterdam, ante la creciente inseguridad creada en Cataluña por el “Procés”.  Recuérdese el abandono de miles de empresas de esa región debido a los recientes acontecimientos, provocados por los gobernantes independentistas.

No pensemos que los asuntos nacionalistas o separatistas son exclusivos de España. Pasa en otras regiones europeas. La escapada del señor Puigdemont a Bélgica ha destacado en nuestros medios de comunicación que hay separatistas flamencos. En Francia tienen a los corsos, bretones y normandos con sus historias. En Gran Bretaña, ya tuvieron su pactado referéndum para la posible separación de Escocia, pero con nacionalismos en Gales o el conflicto de Irlanda del Norte del siglo pasado. En Italia, las ricas regiones del norte, cuyos partidos Liga Norte o Movimiento Cinco Estrellas promueven independizarse del resto del país…

La UE en su conjunto debe replantearse muchos temas de presente y, sobre todo, de futuro. Sus actuales dirigentes tienen claro que los nacionalismos no caben en ese planteamiento, pues la desmembrarían y la debilitarían. Y en este mundo globalizado y competitivo, quien se para a mirarse el ombligo es sobrepasado por los demás; así que mientras en Europa (y en España) nos estamos mirando el nuestro, los mercados mundiales siguen y siguen, como el conejito de las pilas.

Publicado en:
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/consecuencias-nacionalismos/20171202091310183647.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/las-consecuencias-los-nacionalismos/
http://www.dclm.es/noticias/65511/las-consecuencias-de-los-nacionalismos--casimiro-pastor
http://imasinformacion.es/not/21658/las-consecuencias-de-los-nacionalismos/