miércoles, 31 de julio de 2013

El tren que no llegó

El accidente del tren Alvia del pasado día 24 de julio en las proximidades de Santiago causó, en el momento de escribir estas líneas, 79 víctimas mortales y un elevado número de heridos de distinta consideración. Esta es, sin duda, la parte más dolorosa del accidente, el drama humano que sobrecogió no sólo a Galicia, no sólo a España, sino al mundo entero, dadas las magnitudes de la tragedia y porque también viajaban personas de distintas procedencias, tanto nacionales como internacionales.

Ahora bien, después del dolor, después del estupor por la tragedia, viene el análisis de las causas que hayan podido ocasionar tamaño desastre. Hay dos derivadas, una la penal, que determinará el juez, y otra la técnica, que corresponderá a RENFE y al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), amén de las aseguradoras. La técnica nos debe de llevar básicamente a dos vertientes, una que aclare el porqué del accidente y otra de la que aprender y poner los medios necesarios para evitar en el futuro accidentes similares.

Está generalmente asumido que deben confluir varias circunstancias adversas en un lugar determinado y en un momento dado para que se pueda producir un accidente. Sin más datos, de momento, que lo publicado por diferentes medios y, naturalmente, sin conocer el contenido de las “cajas negras”, que se encuentran en poder del juez, tratemos de efectuar un somero análisis en base a algunas preguntas lógicas:

¿Es de alta velocidad la línea ferroviaria de Ourense a Santiago? Lo es, según publica ADIF, que pertenece al ministerio de Fomento, en su páginaWeb, http://www.adif.es/es_ES/infraestructuras/lineas_de_alta_velocidad/lineas_de_alta_velocidad.shtml; sin embargo, el presidente de RENFE, Julio Gómez-Pomar, declaró el pasado día 29 que no lo es. También el Secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, del ministerio de Fomento, ha declarado que “no se trata de un accidente de la alta velocidad española”.

¿Por qué unos trenes de la alta velocidad española llevan dos maquinistas y este llevaba uno?

¿Qué son los sistemas de seguridad ASFA y ERTMS? Hemos escuchado estos días noticias sobre estos sistemas de seguridad que se instalan en las vías de la alta velocidad. El primero de ellos, significa Anuncio de Señales y Frenado Automático y el segundo, cuyas siglas están en  inglés, significa traducido, Sistema Europeo de Gestión del Tráfico Ferroviario. El segundo es el que se utiliza por encima de los 200 km/h y es más completo en su funcionamiento de seguridad. Ambos pueden frenar el convoy en determinados momentos de peligro.

¿Estaba instalado alguno de estos dos sistemas de seguridad en el tramo del descarrilamiento? ¿O acaso no había ninguno de ellos?

¿El trazado de la curva donde descarriló el tren es adecuado para la alta velocidad o está demasiado cerrado?

¿Estaban bien ubicadas las señales verticales de limitación de velocidad?
Con independencia del despiste o no del único maquinista, son varias las circunstancias a analizar, varias las preguntas a las que responder para depurar responsabilidades, porque si no, se habrá convertido a ese maquinista en un fusible. Recuerdo al lector que en un circuito eléctrico, el fusible es el elemento más débil, el que se funde -o se sacrifica- para salvar al resto del circuito cuando hay problemas.

Publicado en:
http://dclm.es/opiniones.php?id=809
Lanza de Ciudad Real, pág.  26. Opinión. 01-08-2013.

Artículos posteriores relacionados:
http://m.publico.es/489909
http://politica.elpais.com/politica/2017/03/13/actualidad/1489416022_664943.html