viernes, 25 de noviembre de 2016

El derroche del talento


La Reforma Laboral, que se nos “vendió” con la idea de que iba a facilitar la contratación, lo que ha demostrado ser es una fuerza demoledora para el empleo, sobre todo en términos de condiciones laborales, tal como mucha gente ya sospechaba. La CEOE, no obstante, pide mayores facilidades para despedir, “para contratar” dicen ellos. En la actualidad hay más pobres con trabajo que al comienzo de la crisis. Es decir, aunque el PIB se aproxime al que había entonces, al ser el nuestro el país con mayor desigualdad entre los que conforman la OCDE, según un reciente informe publicado por esta Organización, muchos trabajadores viven peor que antes, incluso estando en activo. Ese informe asegura que España tiene la mayor tasa de trabajadores pobres, solo superada por Turquía y Chile. Según la agencia Thompson Reuters, desde 2007 el español ha perdido un 25% de su salario real, mientras que Alemania ha subido un 5%.

Mariano Rajoy ya ha manifestado que no piensa tocar la Reforma Laboral, por más que la oposición esté por su derogación o por modificarla, al menos en la recuperación de los derechos de los trabajadores. Veremos en qué acaba este pulso entre los agentes sociales y entre éstos y el gobierno. Lo cierto es que España no puede permitirse perder, derrochar, más talento del que ya se ha perdido. Eran trabajadores muy cualificados que dejaron de trabajar por causa de la crisis y otros que abandonaron nuestro país y que, una vez afincados en el de acogida, difícilmente volverán. ¿Alguien ha cuantificado esas pérdidas en términos de PIB? ¿Qué ha sido de todos los investigadores que se fueron y están patentando sus descubrimientos en los países que les ofrecieron facilidades? ¿Volverán alguna vez? ¿Qué pasa con ese futuro que se nos ha ido por las fronteras y por las alcantarillas del desempleo? ¿Es rentable para las empresas tener trabajadores mal pagados y con baja cualificación? ¿Es rentable para las arcas de la Seguridad Social recaudar menos porque los trabajadores en activo cobran menos?

Vemos que para hacerse una idea de los estragos ocasionados, no solo se debe de cuantificar el desempleo en términos de tasa de paro, sino que también habrían de evaluarse los salarios de los activos. Ya en septiembre de 2014, la OIT recomendaba sueldos más altos en nuestro país, pues eso no solo es bueno para las familias, sino para la sociedad en su conjunto. Precisamente, el Congreso acaba de aprobar una subida progresiva del SMI a partir del año 2018 para que en 2020 sean 950€ al mes. Han sido 137 (PP) votos en contra, 30 (C’s) abstenciones y 174 (resto de partidos) a favor. La pregunta es si tanto el PP como Ciudadanos no cuentan con que entre sus votantes haya personas que cobren el SMI o simplemente les parezca bien ese aumento, porque resulta evidente que esa subida será positiva para el conjunto de España y esa recuperación, de la que tanto se habla, no entrará de lleno hasta ver disminuidas las desigualdades y que no muera nadie por pobreza energética, por ejemplo.


Publicado en:

http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/el-derroche-del-talento/107682
http://www.dclm.es/opiniones.php?id=2849
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/derroche-talento/20161126094330137715.html
Lanza de Ciudad Real, edición en papel, pág. 40 de Opinión.
http://imasinformacion.es/not/19306/el-derroche-del-talento-/


Artículos posteriores relacionados:
http://manzanaresenimagenes.blogspot.com.es/2016/11/emilio-ontiveros-la-austeridad-no-ha.html
http://volvemos.org/el-periodico-aleman-mas-prestigioso-publica-un-reportaje-retorno-talento-espana


lunes, 14 de noviembre de 2016

El Coltán


Con motivo de haber vuelto a la actualidad el tema del Coltán, en el programa Salvados de la "Sexta", que dirige Jordi Évole, el pasado 13-11-2016, me he permitido recuperar el artículo que publiqué el 16-11-2008 sobre este tema y que por desgracia sigue sin resolverse:

"Coltán no es una palabra incorporada hace poco por nuestra Real Academia de la Lengua, sino la abreviatura formada por las tres primeras letras de los nombres de dos minerales, columbita y tantalita. De ellos se extrae un metal más preciado que el oro y los diamantes, el coltán. Este metal tiene propiedades eléctricas y una gran resistencia al calor. Se considera estratégico, ya que es una parte importante de algunos componentes electrónicos utilizados en las naves espaciales y en las armas más modernas. Sus especiales propiedades le hacen imprescindible en móviles, GPS, agendas electrónicas, ordenadores y televisores de plasma.

Las mayores reservas mundiales, del orden del 80%, se encuentran en la República Democrática del Congo. Hay también en otros países: Australia, con el 10% y Tailandia y Brasil, con el 5% cada uno. Con estos datos no es difícil inferir la razón más importante por la que hay una guerra en el Congo desde hace ya diez largos años y que ha costado la vida a más de 4 millones de personas, la mayor catástrofe humanitaria desde la II Guerra Mundial. Los países vecinos, Ruanda, Uganda y Burundi, están ocupando militarmente parte del territorio congoleño y saqueando sus reservas de coltán con la mayor impunidad internacional. Estos días, Angola se ha incorporado al pastel de rica miel, teóricamente para mediar, con lo que ello supone de extensión del conflicto a un área mucho más amplia.

Los ingresos conseguidos por los países invasores de la zona oriental congoleña, donde se encuentran las reservas de coltán superan en 5 veces a los obtenidos por los diamantes y en 13 veces a los del oro. Debido a la publicidad que diversas ONG están haciendo de estos hechos, así como informes de la propia ONU, las empresas occidentales usuarias del coltán en sus fabricados tratan de evitar el origen congoleño. Pero es muy difícil seguir la trazabilidad en un mercado como ese, máxime cuando las procedencias “no manchadas de sangre” de los otros tres países no pueden abastecer la gran demanda mundial.

Como puede verse, cada día nos sorprendemos con algo. Ya nos habíamos enterado de que manos infantiles, y mal pagadas, cosen balones y prendas de marcas deportivas muy conocidas; de los infiernos de suciedad y podredumbre donde se extrae el jade; de las ensangrentadas matanzas de focas y visones para conseguir sus pieles… Alguien en esos mundos y espero que en este llamado “El Primero”, pensará con toda la razón que eso no puede seguir así. Reconocer que algo no está bien es el primer paso para dar los siguientes hacia la solución."

Publicado en:
Lanza, 16-11-2008
www.dclm.es, 16-11-2008

sábado, 12 de noviembre de 2016

Populismos


La victoria de Donald Trump en las recientes elecciones a la presidencia de los EE.UU. ha puesto de relieve a escala mundial la vuelta del Primer Mundo a los populismos, que tanto daño hicieron a la humanidad en los años treinta del siglo pasado. Puede resultar premonitorio que la primera felicitación enviada desde Europa al señor Trump fuera la de Marine Le Pen, la francesa que lidera el partido de la extrema derecha gala. No se hicieron esperar las de otros líderes europeos, como la de la conservadora británica, señora May; la del conservador húngaro, señor Orbán; la de la señora Petry, que lidera la extrema derecha alemana... y luego la de otros mandatarios europeos, entre ellos, la del señor Rajoy. El señor Holland, la señora Merkel y las instituciones de la UE mostraron menos entusiasmo que los anteriores en sus felicitaciones al vencedor.

Lo mejor que escucho sobre Trump es que se espera de él un comportamiento como el de un político normal de derechas y no cumpla con lo prometido en campaña. Pero de  momento ya ha anunciado que entre sus primeras medidas estará la de bajar (bajarse) los impuestos a las grandes fortunas y la de deshacer el Obamacare, una mejora en la atención sanitaria pública, implantada por Obama. Que vayan tomando nota los trabajadores que lo votaron. Otro de los temores es que deshaga los acuerdos internacionales en materia de comercio y establezca aranceles. Es decir, que haga algo parecido al Brexit votado por los británicos, del que la señora May anda madurando a ver cómo lo implementa.

Si las sinergias que suponen los acuerdos internacionales se echan para atrás, nos encontraremos con el antónimo de esa palabra, que al no existir en castellano hay que buscar en el idioma hermano, el portugués: contienda, confrontación, incompatibilidad, oposición. A esto es a lo que nos pueden llevar esos dirigentes ultra, tanto la señora May en Gran Bretaña como el señor Trump en los EE. UU., hoy por hoy. La extrema derecha europea se frota las manos con la victoria de Trump porque tiene esperanzas de hacer lo mismo en sus respectivos países en caso de ganar las próximas elecciones.

Hemos de preguntarnos qué lleva a un trabajador a votar a la derecha extrema para “solucionar” sus problemas, como ya ocurriera en la Alemania de los años 30 del siglo XX y que luego acarreó lo que todos sabemos. ¿Qué ha hecho que los mayores de 45 años hayan optado en su mayoría por Donald Trump en los EE.UU.? Probablemente el asegurarse sus pensiones, habrán pensado. ¿Por qué los menores de 45 optaron en mayor porcentaje por Hillary Clinton? Quizá para asegurarse el futuro, pensarían. Al final, parece que unos votaron contra otros y ganaron los más viejos, quienes le han hipotecado el futuro a los que más años les quedan por vivir. 

Publicado en:
http://www.dclm.es/noticia.php?id=48066
Lanza de Ciudad Real, Edición en papel, pág. 22, 13-11-2016
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/vuelven-populismos/20161113094412135958.html
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/populismos/106956
http://imasinformacion.es/not/19169/populismos/

Artículos posteriores relacionados con el tema:
http://www.lavanguardia.com/internacional/20161113/411818922901/europa-alerta-trump-populismo-extrema-derecha.html
http://politica.elpais.com/politica/2016/11/14/actualidad/1479150607_282338.html