sábado, 2 de diciembre de 2017

Las consecuencias de los nacionalismos


Si “la unión hace la fuerza”, como reza el dicho popular, está claro que la separación, la desunión y la confrontación hacen todo lo contrario: provocan debilidad. Esa es la consecuencia directa de los nacionalismos o, lo que es lo mismo, de los egoísmos territoriales. Egoísmos a los que se podrían añadir otras “cualidades” como la pureza de los apellidos (más de ocho), culturales de la zona, calidad del idioma local  (no solo que se hable, sino que el tono, su musicalidad, siga los cánones), lecturas a las que se es proclive, incluso tipo de vestimenta, corte de pelo… No, no es exagerado, aunque lo parezca. Es así. Ese tipo de localismos existe en todos sitios. Piensen ustedes en la localidad más próxima, equivalente a la suya por tamaño, y cada uno opina que “ellos” son otra cosa.

Leía en un medio de ámbito nacional que el “Bréxodo” ha comenzado, en referencia a que la inmigración neta en el Reino Unido ha sufrido la mayor caída, desde que existen registros, en el año siguiente al que los británicos decidieran en referéndum abandonar la Unión Europea. Este paso referido a personas también existe en referencia a las empresas. La más sonada recientemente ha sido la EMA, la Agencia Europea del Medicamento, que tenía grandes posibilidades para haberse trasladado de Londres a Barcelona, debido al “Brexit”, y que al final ha optado por Ámsterdam, ante la creciente inseguridad creada en Cataluña por el “Procés”.  Recuérdese el abandono de miles de empresas de esa región debido a los recientes acontecimientos, provocados por los gobernantes independentistas.

No pensemos que los asuntos nacionalistas o separatistas son exclusivos de España. Pasa en otras regiones europeas. La escapada del señor Puigdemont a Bélgica ha destacado en nuestros medios de comunicación que hay separatistas flamencos. En Francia tienen a los corsos, bretones y normandos con sus historias. En Gran Bretaña, ya tuvieron su pactado referéndum para la posible separación de Escocia, pero con nacionalismos en Gales o el conflicto de Irlanda del Norte del siglo pasado. En Italia, las ricas regiones del norte, cuyos partidos Liga Norte o Movimiento Cinco Estrellas promueven independizarse del resto del país…

La UE en su conjunto debe replantearse muchos temas de presente y, sobre todo, de futuro. Sus actuales dirigentes tienen claro que los nacionalismos no caben en ese planteamiento, pues la desmembrarían y la debilitarían. Y en este mundo globalizado y competitivo, quien se para a mirarse el ombligo es sobrepasado por los demás; así que mientras en Europa (y en España) nos estamos mirando el nuestro, los mercados mundiales siguen y siguen, como el conejito de las pilas.

Publicado en:
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/consecuencias-nacionalismos/20171202091310183647.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/las-consecuencias-los-nacionalismos/
http://www.dclm.es/noticias/65511/las-consecuencias-de-los-nacionalismos--casimiro-pastor
http://imasinformacion.es/not/21658/las-consecuencias-de-los-nacionalismos/

lunes, 13 de noviembre de 2017

El consenso, más necesario que nunca



«Si estás ansioso, vives en el futuro; si estás deprimido, vives en el pasado; si estás en paz, vives en el presente». Lao Tse.

La otra noche un amigo me comentaba sentirse deprimido. Yo le recordé esa sentencia de Lao Tse, a la vez que le preguntaba qué pensamientos lo llevaban a ese estado. «Porque no pude disfrutar de mis hijos cuando eran pequeños», afirmó. Le recomendé pensar en lo que había hecho ese día y el día anterior y le pareció que estaba bien, que había actuado conforme a su buen hacer. Entonces lo invité a aplicar ese mismo juicio a su actuación cuarenta años antes, pues normalmente hacemos lo que creemos que es mejor dentro de nuestras posibilidades. De igual manera sucede en cualquier organización civil o política.

Llevamos tiempo pensando que la Constitución se nos ha quedado pequeña, que los «padres» que la crearon se quedaron cortos, que fueron unos consensos forzados por las circunstancias, con un ejército vigilante… Es evidente que todo es susceptible de hacerse mejor, pero tendemos a verlo más adelante, porque a toro pasado hay muy buenos toreros, como solemos decir. Es verdad que hace bastante tiempo que se debería haber empezado con los trabajos para reformar la Carta Magna, pero también es verdad que las circunstancias políticas de estos años difieren mucho de aquellas que propiciaron los consensos que alumbraron la Constitución de 1978.

Si hemos de ver la parte positiva en todo lo que está sucediendo en Cataluña, es que se ha forzado a acometer, más bien pronto que tarde, una reforma constitucional acorde con la sociedad actual. Naturalmente, ha de buscarse el mayor consenso, pues ya hemos vivido un amago de lo que nos puede acarrear el no hacer nada. Quien lleva el timón es quien tiene la responsabilidad y el deber de aunar fuerzas en aras de conseguir el mayor consenso posible, para que se tarde mucho en opinar que se podía haber hecho mejor.


Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/consenso-mas-necesario-nunca/
http://www.dclm.es/opiniones/3482/el-consenso-mas-necesario-que-nunca
https://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/consenso-mas-necesario-nunca/20171114083155180947.html

sábado, 4 de noviembre de 2017

Igual hay que hacer cuentas


Estos días ha avisado el Banco de España de que si no se resuelve pronto la crisis catalana, el PIB español se podría reducir en hasta 2,5 puntos durante los próximos dos años. Unos 30.000 millones de menor crecimiento. En el caso concreto de Cataluña, podría pasar de suponer casi la quinta parte del PIB español a entrar en recesión. Igual hay que hacer cuentas.

¿Cuál es el valor de las decenas de miles hectáreas que han ardido en los incendios de Galicia este año y cuál es el ahorro que se ha conseguido por no haber limpiado los montes, no haber construido cortafuegos y no haber contratado suficiente personal para las brigadas anti incendios, sin contar las pérdidas humanas, que no tienen precio? Igual hay que hacer cuentas.

¿Cuál es el ahorro que ha conseguido el gobierno por haber recortado y no haber dotado de medios suficientes la lucha contra la violencia machista? En lo que va de año, han aumentado un 20% las muertes por esta lacra, acercándonos a la cincuentena. ¿Cómo se miden estas vidas perdidas en términos económicos? Igual hay que hacer cuentas.

Los recortes estructurales de 2012 provocaron el mayor éxodo de los jóvenes mejor preparados de la historia de España. Se quedaron en los países de acogida y la mayoría no se plantea aún la vuelta. Y aquí nos quedamos con el hueco que dejaron y con lo que costó su formación. ¿Qué ahorro supuso para España el que no pudieran trabajar aquí por los recortes? Igual hay que hacer cuentas.

Las distintas subidas del IVA provocaron, por una parte, un aumento de la economía sumergida y por otra, el cierre de negocios y actividades y un incremento del paro. No he encontrado datos sobre la variación real de la recaudación, comparando el antes y el después. Igual hay que hacer cuentas.

Está cuantificado el dinero que el Estado prestó para el rescate de la Banca. Está casi cuantificado el dinero que se llevaron los corruptos. Está cuantificado el dinero que había en la Bolsa de las Pensiones… Pero como diría nuestro paisano, el humorista José Mota: ¿«ande» andará?

Cuando desde Bruselas nos vuelvan a hablar de recortes y hayamos hecho todas esas cuentas y bastantes más, habrá que comunicárselo para que nos permitan hacerlo de otra manera. A lo mejor Portugal, de la que sabemos menos que de Venezuela y la tenemos al lado, nos puede servir de ejemplo de superación, con otras políticas.

http://www.dclm.es/opiniones/3467/igual-hay-que-hacer-cuentas
http://www.lanzadigital.com/opinion/igual-hay-que-hacer-cuentas/
http://imasinformacion.es/not/21411/igual-hay-que-hacer-cuentas/

Artículos posteriores relacionados:

https://elpais.com/economia/2017/11/22/actualidad/1511380581_182241.html
http://www.publico.es/sociedad/limpiar-hectarea-monte-vivo-cuesta-3500-euros-despues-incendio-6000.html



lunes, 30 de octubre de 2017

Vienen tiempos electorales


Los “rajoyólogos” (personas que estudian el comportamiento del señor Rajoy) no salen de su asombro ante la inusitada rapidez en la aplicación del artículo 155 de la CE en Cataluña y, sobre todo, por la rápida convocatoria electoral, 21 de diciembre, en dicha Comunidad Autónoma. El señor Rajoy no da puntada sin hilo, cuando la da. Si convoca autonómicas tan pronto es porque quizá tenga en mente una convocatoria electoral más amplia para finales de la primavera o comienzos del verano. Lo que sería lógico, puesto que hay en ciernes una reforma constitucional importante, y eso podría llevar a la disolución de las Cortes Generales.

Una vez resuelto el “problema catalán”, sería el momento de aparecer ante el electorado como el salvador de la unidad patria y la garantía de su continuidad. Por supuesto, mientras se soluciona la cuestión catalana, la población se mantendrá al margen de los avances judiciales en la trama Gürtel y otras tramas, que en diverso grado afectan al PP; de lo vacía que está la bolsa de las pensiones; de lo callados que están en Bruselas sobre los recortes que le exigirían al señor Rajoy si ganase… Quizá en el PP ya estén preparando este escenario.

Los partidos constitucionalistas de la oposición, y otros, pueden estar también en ello, cada uno desde su responsabilidad, pero ahora lo que toca es apoyar al gobierno en el mantenimiento de la unidad de España; naturalmente, sin plantearse cómo lo hubiera hecho el PP en caso de haber estado en la oposición. Es momento de tratar lo urgente, dejando lo importante para después. Y después lo que viene son las Generales, donde el electorado que se decida por partidos de la actual oposición valorará a los que hayan apostado con claridad por la unidad de España.

Una vez demostrado que la independencia de Cataluña era una quimera, confiemos en que la sensatez se imponga (el “seny”, como se dice en catalán) y todo este proceso inverso transcurra dentro de los cauces cívicos y democráticos normales en nuestro ámbito geográfico y político. Saldremos todos ganando, o más bien, perdiendo menos.

Publicado en:

miércoles, 25 de octubre de 2017

Códigos y leyes


Ha sido noticia destacada en España que el pasado domingo, día 22 de octubre, las ricas regiones italianas de Lombardía y Véneto han votado en referéndum (no vinculante) a favor de más autonomía, principalmente en temas de la gestión de sus recursos. Por cierto, la Constitución italiana permite ese tipo de refrendos, dentro de la unidad nacional, aunque al gobierno central no le haya hecho ninguna gracia. Es natural, porque el gobierno debe redistribuir los recursos entre las veinte regiones de la república italiana en un intento de equilibrar la vida de todos los nacionales. Para eso son los impuestos.

Para lo otro son los nacionalismos, las fronteras, los privilegios, los secesionismos… ¿Qué hay de izquierdas en el secesionismo? ¿De qué van los secesionistas de la CUP en Cataluña, que se dicen muy de izquierdas? Porque si es más importante la identidad nacional que la igualdad se está dando un mensaje muy distinto al de la tradicional identidad de la izquierda. Hoy son muchas las personas que están opinando en las redes sociales que el problema catalán es una revolución de la burguesía, que algunos califican de «revolución pija».

El mensaje no es solo el «España nos roba», que tanto han explotado. Hay otro subyacente y que coincide con el de la derecha tradicionalista española: unos pagamos impuestos y otros se ríen de nosotros, mientras se gastan en el bar el dinero de los planes de ayuda al empleo. Es el mismo mensaje que el de la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas en las ricas regiones del norte de Italia. Lo mismo pasa con lo que dice Alternativa para Alemania en el país teutón; en Holanda, en Francia, etc. No parece haber mucha diferencia entre lo que comunican todos los movimientos separatistas, divisores, insolidarios… Y ahí se ubica el separatismo catalán, que tanto clama por la democracia.


Estamos ante una semana crucial en la que puede (o no) resolverse la ecuación, o al menos, atisbarse una solución. Espero que lo del pueblo de Cataluña acabe bien. A lo mejor ayuda a entendernos el fijarnos en el código de la circulación; es decir, mirar a los lados antes de salir del «stop» o del «ceda el paso». Por cierto, bonita frase para dar nombre a una señal de tráfico, pues indica tener en cuenta a otros conductores, a los que se les reconoce su prioridad. ¿A que es solidario el código de la circulación? Y así los demás códigos y leyes, pues respetarlos es absolutamente necesario para poder vivir en sociedad, en armonía y en paz.

Publicado en:

domingo, 22 de octubre de 2017

¡Patapam!


¡Hasta aquí hemos llegado!, y el golpe en la mesa ha debido resonar hasta en las verjas que rodean el Palacio de La Moncloa. El govern y el parlament, controlados por el independentismo, se lo han puesto fácil al ejecutivo de Rajoy para que les pudiera lanzar el 155 como un misil. Y encima con el apoyo a regañadientes del PSOE, no tan unánime el del PSC porque estos están allí. El consejo extraordinario celebrado este sábado, día 21 de octubre, se ha metido de hoz y coz y lo aplica con todas sus consecuencias. No es ya solo que España no se pudiera permitir que esta situación de subversión de la Ley de leyes se prolongase, es que Europa tampoco. En ese sentido, ya se han manifestado los dirigentes de las naciones más importantes de la UE.

Ahora hemos de esperar que las reacciones en Cataluña sean civilizadas y no fuercen la aplicación de medidas de excepción, también contempladas en la propia Constitución. Esperemos que los políticos hasta ahora al cargo, no lleven a la población hacia arenas movedizas, y que actúen con altura de miras a favor de una salida digna para todos, como serían unas elecciones autonómicas cuanto antes, para que Cataluña pueda ejercer libremente su derecho al voto, con garantías. El pueblo catalán, que entre otras virtudes, tiene la del “seny” (cordura o sensatez), no siempre ha tenido suerte con sus gobernantes, como ha pasado y pasa en ámbitos más amplios.

Una vez que se reubique el vehículo y se vuelva a circular por la autovía de la Ley, se podrá hablar de más cosas. Será, tal vez, el momento de dar la amplitud necesaria a la Constitución para que todos estemos más cómodos. Será, tal vez, el momento de un referéndum constitucional. Será, tal vez, el momento de una convocatoria de elecciones generales, porque esta legislatura ya no da más de sí, con los presupuestos prorrogados, en medio de problemas territoriales, de los que Cataluña va en cabeza, pero que hay más territorios esperando a ver cómo se resuelve. Será, tal vez…

Como otras veces en la historia contemporánea, España está siendo observada desde el exterior a ver cómo soluciona sus problemas internos, que en otras ocasiones han sido precursores de problemas parecidos en ámbitos mucho más amplios. En todos sitios cuecen habas, y ya avisaba hace unos días el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de que no quería una Europa de 98 estados, porque sería ingobernable. Dicho en clara alusión a las pretensiones independentistas en otros países de nuestro entorno.

Una frase inglesa que se utiliza mucho reza wait and see, esperar y ver. Pues eso, y que se vayan resolviendo los problemas; nadie quiere otra cosa.

Publicado en:

http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/patapam/20171022093622177880.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/patapam/
http://www.dclm.es/noticias/63956/patapam--casimiro-pastor-millan
http://imasinformacion.es/not/21293/-patapam-/




lunes, 16 de octubre de 2017

La Constitución como marco


«Haz las cosas difíciles mientras son fáciles y las grandes cosas mientras son pequeñas». Lao Tse.

Es cierto que hay que reformar el marco constitucional porque se nos ha quedado pequeño, y cuando lo hayamos agrandado, tendremos uno nuevo en el que cabrán más cosas. A ello se han comprometido en un plazo de seis meses los dos grandes partidos de nuestro país. Mientras se llega a ese nuevo ámbito, las reglas del juego son las que son y nadie se las puede saltar. Se habla, se dialoga, se espera y se acuerda. No es tan complicado cuando las partes quieren comunicarse, pues en este caso se emite y se recibe en la misma banda de frecuencia.

La «no-respuesta» del president Puigdemont al presidente Rajoy nos lleva a un nuevo escenario, con la activación de los plazos del desgraciadamente ya famoso artículo 155 de la Constitución. Estamos en ese punto del inicio de los conflictos en el que cada parte pone a la otra unas condiciones «sine qua non», aun a sabiendas de que no las cumplirá, arrogándose el 100% de la razón y vendiéndole a los suyos sus proezas.

Cuánto bien pueden desarrollar los buenos políticos y cuánto dolor pueden causar los malos. ¡Para que luego se les critique y se les meta a todos en el mismo saco! Los buenos trabajan para el bien común y los malos, para sí mismos y su círculo. Ahora bien, hay un tercer tipo de político; este es el más peligroso, porque es difícil prever sus movimientos y parece darle igual una opción que otra. Ejemplos de este último tipo los tenemos en ocasiones en la prensa mundial, no solo en la española, y en la historia. Los de esta estirpe suelen encontrarse en el origen de los conflictos.

Los nacionalismos nos trajeron un siglo XX con dos guerras mundiales y otras más locales. Un horror al que no debemos volver, sabiendo de esa experiencia. Pero últimamente nos encontramos con una parte de nuestras sociedades occidentales que parece no haber aprendido de la historia; el caso es que están llevando otra vez la burra al trigo. Ahí están los recientes resultados electorales en algunos países centroeuropeos, algunas manifestaciones violentas, incluso aprovechando eventos deportivos… Ahí está, en un ámbito mucho más amplio, Cataluña. ¿Adónde la están llevando unos cuantos políticos que no parecen ver más allá de sus narices?

La solución pasa, evidentemente, por la política. Hágase válido lo que pueda hacerse válido, refórmese lo reformable y haya mesura por parte de todos. Confiemos en que se imponga el sentido común y la paciencia; en que el «incendio» catalán se apague (¡lástima de los auténticos incendios en Galicia!) y puedan sentarse, dialogar y acordar soluciones plausibles para que este gran país siga siéndolo, en el contexto de la UE al que pertenecemos, y retomemos consciencia de que unidos somos más fuertes y mejores.

Publicado en:





viernes, 13 de octubre de 2017

Si no fuera por Cataluña, tal vez...


Si no fuera por Cataluña, tal vez el gobierno se estaría ocupando de rellenar la bolsa de las pensiones, pues a pesar de que ya hemos salido de la crisis, según el señor Rajoy, la bolsa sigue tan a nivel del barro como los pantanos. Tal vez las protestas, por haber desvinculado la subida de las pensiones del IPC y seguir los pensionistas perdiendo poder adquisitivo a un ritmo alarmante, habrían tenido mayor repercusión mediática.

Si no fuera por Cataluña, tal vez serían portada en los medios de comunicación los avances judiciales por la trama Gürtel y otras tramas corruptas, que afectan de una u otra forma (siempre presuntamente) al Partido Popular.

Si no fuera por Cataluña, tal vez nos estaríamos manifestando por los 50.000 millones de euros que se emplearon para rescatar a la banca, que no devuelven ni golpeándoles en la mano y, lo que es peor, que no piensan devolver ni parece haber nadie con poder que se lo exija.

Si no fuera por Cataluña, tal vez el Congreso de los Diputados estaría debatiendo sobre la derogación de la Reforma Laboral, que tantos estragos ha causado y sigue causando en los derechos de los trabajadores de nuestro gran país.

Si no fuera por Cataluña, tal vez se estaría dotando de más presupuesto y medios a la lucha contra la lacra de la violencia de género, cuyas muertes se siguen produciendo, mientras seguimos ocupados con la cuestión catalana.

Si no fuera por Cataluña, tal vez los ingentes recursos (algún día se sabrán) que se están dedicando a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, se podrían haber dedicado a temas sociales en toda España, Cataluña incluida, naturalmente.

Si no fuera por Cataluña, tal vez nos seguiríamos enterando de lo que cena el señor Maduro. Por Dios, cuánta sequía informativa sobre Venezuela cuando ya estábamos tan acostumbrados…

Publicado en:
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/no-fuera-cataluna-tal-vez/20171014085828176850.html


domingo, 8 de octubre de 2017

Cataluña preoCUPada



«La mayoría de la gente gasta más tiempo y energía en torno a los problemas que en tratar de resolverlos». (Henry Ford).

La Candidatura de Unidad Popular (CUP), con 10 diputados, tiene la llave de la gobernabilidad en el fragmentado parlamento catalán, formado por 135 diputados pertenecientes a seis formaciones. La CUP, última formación por número de diputados de dicho parlamento, es una combinación extraña de retruécano político, que se dicen de izquierdas y a la vez independentistas. El caso es que tienen al presidente, señor Puigdemont, bailando al son que le tocan.

La reciente fuga de grandes empresas del territorio catalán a otras comunidades de España, tales como los buques insignia de la banca catalana, Banco de Sabadell o CaixaBank, más las que están a la espera de acontecimientos para tomar la decisión de trasladar sus sedes, ha puesto en alerta y ha sembrado la división en el sector independentista de Cataluña. Esas fugas en sí no afectan al PIB nacional, pero sí puede hacer que se retraigan inversiones del exterior a causa de la inestabilidad política.

La compañía de servicios financieros JP Morgan, por ejemplo, aconseja a sus clientes vender deuda pública española y comprar bonos portugueses y alemanes debido al órdago independentista catalán. Las agencias S&P y Fitch advierten de que las tensiones entre el gobierno central y Cataluña, si no se controlan, empezarán a pesar en la confianza empresarial y en la inversión, y podrían debilitar las perspectivas de crecimiento para España.

Hoy por hoy, Cataluña representa el 19% del PIB español. Sin embargo, eso puede cambiar a peor si continúa la deriva secesionista y, como consecuencia de ello, la fuga de empresas. No se puede estar satisfecho con esa fuga, salvo que ello sirva para hacer recapacitar al independentismo y así se den pasos hacia la cordura y pueda haber negociación, acuerdo y soluciones a corto y medio plazo. Habrá que esperar a ver de qué habla el señor Puigdemont en el parlamento catalán el próximo martes, día 11, mientras el señor Rajoy sigue haciendo el don Tancredo político. Tempus fugit.

Publicado en:

http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/cataluna-preocupada/20171008093043176053.html
http://www.dclm.es/noticias/63411/cataluna-preocupada-/-casimiro-pastor-millan
http://www.lanzadigital.com/opinion/cataluna-preocupada/
http://imasinformacion.es/not/21193/cataluna-preocupada/

miércoles, 4 de octubre de 2017

En las guerras no gana nadie


«En las guerras no gana nadie, pierden todos. Y si la guerra es civil, la pérdida es más fuerte que la de cualquier otra guerra». Miguel Delibes.

La guerra de Siria, que lleva devastando ese país desde hace más de seis años, comenzó por un grafiti que unos adolescentes pintaron en un colegio, alusivo al presidente al-Asad. Fueron arrestados y torturados. Luego, cuando se extendieron las protestas, las fuerzas de seguridad mataron a varios manifestantes. En el verano del 2011, cientos de miles de sirios pedían en las calles la dimisión de al-Asad, reformas políticas y el fin de la brutalidad policial. Hoy, Siria es una nación devastada, desangrada y con millones de desplazados.

Ya escribía en mi anterior artículo, Sinergias, en relación a la situación que se está viviendo en Cataluña, que el terreno en el que se está jugando ahora la partida ya no interviene la razón. Y cuando la razón se deja fuera, entran en juego las pasiones, y estas no siempre son de la mejor calidad. Decía Gandhi que responder a la brutalidad con brutalidad es admitir la bancarrota moral e intelectual, y que así solo se puede comenzar un círculo vicioso. Es el caso de Siria y tantos otros.

En términos de España, como ámbito geográfico y político, si hay un «nosotros» (incluyente) no debe haber un «ellos» (excluyente), porque ambos formamos parte del «todo», y ahí estamos todos. Si nos observamos, quizá nos demos cuenta de que a ambos lados del Ebro estamos utilizando los dos pronombres personales cambiados, y por ahí no vamos bien. He ahí un ejemplo de la importancia del lenguaje.

En España ha llegado el momento de tomar medidas excepcionales. En primer lugar, hay que hablar sí o sí y, además, los políticos deberían dejarse de estrategias partidistas (ni derechas ni izquierdas) y formar piña frente al mayor reto que tiene nuestro país en muchas décadas. Quizá no sería descabellado hablar de un gobierno de concentración nacional, pues ya no es solo la economía, es nuestra integridad nacional, es el bienestar de la población, es preservar el que para muchos de nosotros es el mejor país del mundo. No exagero, pues quienes hemos tenido la oportunidad de salir al extranjero lo hemos podido constatar.

Cuando un barco está a punto de hundirse, porque tiene una importante vía de agua, no se discute, se tapona la vía y se achica el agua. Luego se soluciona lo demás. La excepcional situación hace que ahora no sea el momento de buscar culpables, sino soluciones entre todos. Aún estamos a tiempo, pero no queda mucho. Eso sí, por favor, que nadie piense en armas pues ya sabemos quién las carga.







lunes, 2 de octubre de 2017

Sinergias


La palabra “sinergia” procede de un vocablo griego que significa “cooperación”. Se utiliza para nombrar a la acción de dos o más causas que generan un efecto superior al que se conseguiría con la suma de los efectos individuales. Cuando dos empresas se fusionan, por ejemplo, se producen sinergias que hacen que con el mismo personal se puedan conseguir mejores resultados, pues se aprovechan recursos conjuntos. No he encontrado en el diccionario español de antónimos el correspondiente a sinergia. Ahora bien, en el diccionario del idioma hermano, el portugués, sí existe ese antónimo, que traducido significa: confrontación, contienda, incompatibilidad y oposición.

El órdago, que los dirigentes políticos de Cataluña le han lanzado al Estado, con la convocatoria de un “no-referéndum” para decidir de manera unilateral si se independizan, celebrado el pasado día 1, ha puesto de relieve las palabras con las que el diccionario del portugués define el antónimo de sinergia. Hay que preguntarse por los objetivos, por el porqué de esa convocatoria, aun a sabiendas de su ilegalidad pues el Estado haría cuanto estuviera en su mano para evitarlo, con unos resultados muy lejos de ser válidos… La lógica nos lleva a inferir que ante la pasividad del gobierno, querían provocar en las demás fuerzas políticas una acción hacia su causa, querían hacer visibles sus deseos a escala internacional y querían saber cuál era el grado de respuesta del pueblo catalán.

La jugada les ha salido. Al finalizar la campaña del sí, proclamó Puigdemont que ya habían ganado, aún antes de celebrar la consulta. Lo que quizá no calibraron fue que, al involucrar al pueblo en lo que es y debe de ser su trabajo como políticos, jugando con los sentimientos de la gente, apropiándose de los símbolos a su favor, han abierto la caja de Pandora. Han renovado en el resto de España un sentimiento anti catalán, han unido al resto de la población española en torno a los símbolos nacionales y han provocado una fractura social en la propia Cataluña, con efectos en las amistades e incluso en el seno de las familias. En el terreno en el que se está jugando ahora la partida, el de los sentimientos, ya no interviene la razón. Y cuando la razón se deja fuera, entran en juego las pasiones y éstas no siempre son de la mejor calidad.

Ahora, la labor de los profesionales de la política debe de ser reconducir ese tráiler que se ha salido de la carretera, devolverlo a su ruta y guiarlo hacia su destino. A lo mejor para ello hay que cambiar a los conductores en la primera gasolinera. Eso se hace sentándose a negociar, consensuando como se hizo en otras ocasiones clave de nuestra todavía joven democracia y con convocatorias electorales, autonómicas en Cataluña y generales, para que el pueblo (ahí sí) decida con qué se queda. Como no se hace es a golpes de porra, de banderas y de jueces. Cada poder del Estado, en su sitio. Y así quizá sigamos aprovechando esas sinergias en el conjunto de España, naturalmente con Cataluña. 

Publicado en:

http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/sinergias/20171002084545175225.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/sinergias/
http://www.dclm.es/noticias/63161/sinergias-/-casimiro-pastor
http://www.dclm.es/opiniones/3416/sinergias
http://imasinformacion.es/not/21144/sinergias/



viernes, 22 de septiembre de 2017

Conmigo o contra mí


«Cada hombre debe elegir entre nuestro lado o el otro lado». Vladimir Lenin.

La situación que se está viviendo estos últimos tiempos con motivo del pretendido referéndum en Cataluña, y desde antes, está llevando a toda la sociedad española, incluida la catalana (esto va por barrios) a una falacia lógica de falso dilema. Estas situaciones, a lo largo de la Historia, han sido preludio de conflictos más serios que, si no se han apaciguado antes como los conatos en los incendios, han acabado mal.

Estamos viendo cómo los tan denostados políticos son más importantes de lo que muchas personas piensan. Una buena dirección conduce al progreso de los pueblos, pero unos dirigentes equivocados pueden conseguir, como el flautista de Hamelin, echar los niños al río; y la gente, como los niños del cuento de los hermanos Grimm, los sigue. No sé si todos los políticos son conscientes del bienestar o del dolor que pueden ocasionar. Los ejemplos los tenemos en la actualidad, tanto a escala internacional (Trump, Kim Jong Un…) como local (Puigdemont, Rajoy…). La Historia nos ofrece muchísimos más ejemplos, que están en la mente colectiva.

Cuando se llega a situaciones en las que surgen dirigentes extremistas, los «durmientes» salen a la superficie y empiezan a manifestarse abiertamente, sin rubor. Está pasando en muchos países, ¿por qué vamos a ser nosotros diferentes? Las redes sociales son un hervidero de mensajes xenófobos. Ahora los catalanes son vistos como la fuente de muchos males, y los habitantes de aquella región (o nacionalidad) claman contra lo «español», incluso contra aquellos paisanos que se atreven a sacar la «senyera» en vez de la «estelada» en las manifestaciones. No digamos ya si a alguien se le ocurre sacar la bandera de todos, la constitucional. El acabose.

La vieja costumbre del señor Rajoy de procrastinar, o sea, de dejar todo para el último momento, esta vez no parece haberle dado resultado y, aunque todos, gobierno y oposición, están tratando de sacarle las castañas del fuego por el bien colectivo, lo cierto es que ya estamos en otro escenario y, a lo mejor, ya no nos sirven los mismos actores.

Publicado en:
http://www.dclm.es/noticias/62816/conmigo-o-contra-mi-/-casimiro-pastor-millan
http://www.lanzadigital.com/opinion/conmigo-o-contra-mi/
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/conmigo-o-contra-mi/20170923084600174149.html

domingo, 17 de septiembre de 2017

Lo que tapa el 1-O


El espacio que antes se dedicaba a Venezuela ahora está siendo ocupado por noticias referidas a Cataluña y al pretendido referéndum del próximo día 1 de octubre. Todo lo demás parece perder importancia mediática: que los pensionistas pierdan poder adquisitivo a velocidad de crucero (desde que Rajoy decidió desligar el incremento de las pensiones del IPC); que la bolsa de las pensiones esté en las últimas y que nadie la reponga, pese a que Rajoy declara que ya hemos superado la crisis; que los más de cincuenta mil millones de euros empleados para el rescate de la banca ya se den por perdidos; que el paro siga desbocado, sobre todo el de los jóvenes, y el empleo que se cree sea precario, con sueldos no acordes al trabajo realizado; que los funcionarios vean alejarse su poder adquisitivo mientras los sindicatos no pueden con el gobierno; que los derechos laborales perdidos con la reforma laboral sigan perdidos… Eso da igual, pues ahora lo que toca es Cataluña, Puigdemont y el 1-O.

Todo lo anterior, más la corrupción a uno y otro lado del Ebro, hacen que parezca que a los dos actores principales del 1-O les interese tener entretenido al personal con su tema. Y hay que darles la razón, porque lo están consiguiendo. Del Ebro hacia Madrid, las encuestas pronostican que el PP volvería a ser la lista más votada, aunque faltándole muchos votos; y del Ebro hacia Barcelona, la mala gestión de las demandas catalanas que se ha hecho desde el poder central, el sistemático ninguneo de Rajoy hacia aquella autonomía, además de un aprovechamiento torticero de las circunstancias por parte de los políticos locales, han conseguido crear un vivero de independentismo difícil de parar en estos momentos. Actúan como si no existieran los mismos problemas que en el resto de España y que si se fueran, la solución llegaría como un maná caído del cielo.

No debemos caer en la trampa de estos ilusionistas que pretenden distraernos con una mano mientras nos hacen el truco con la otra. Si conseguimos retirarles el trapo con el que se cubren, los pillaremos con las manos en la masa y no tendrán más remedio que ponerse a resolver de verdad los problemas reales de la gente.

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/lo-tapa-1/
http://dclm.es/noticias/62602/lo-que-tapa-el-1-o-/-casimiro-pastor-millan
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/lo-que-tapa-el-1-o/20170918081520173405.html
http://imasinformacion.es/not/21049/lo-que-tapa-el-1-o/

Otros puntos de vista:
http://www.elboletin.com/movil/noticia/153462/nacional/todo-lo-que-ha-pasado-mientras-mirabas-a-cataluna.html
http://www.publico.es/economia/desigualdad-brecha-social-crece-58000-nuevos-ricos-1-4-millones-pobres-cuatro-anos.html
http://m.publico.es/economia/2014272/ugt-calcula-que-las-pensiones-perderan-un-95-de-poder-adquisitivo-entre-2013-y-2022

domingo, 20 de agosto de 2017

Yihadistas


Los recientes atentados del pasado día 17 de agosto en Barcelona y Cambrils, que ocasionaron 14 víctimas mortales y más de un centenar de heridos, han agitado a la sociedad española y occidental y han puesto aún más en alerta a los cuerpos de seguridad. Como ya sucediera con los atentados anteriores en otras grandes ciudades europeas, han supuesto un hito que marca un antes y un después en muchas cosas. Se dice que quieren acabar con nuestro modo de vida occidental, pero más del 90% de los ataques yihadistas se producen en países musulmanes. Dos días después de los atentados en España, han atacado en un restaurante de la capital de Burkina Faso, un país de predominio musulmán, ocasionando 18 muertos de varias nacionalidades.

Los atentados en Cataluña nos han hecho reconocer que formamos parte de la macabra lista de objetivos de esos terroristas, que algunos definen como terrorismo islamista, por ser el Islam la religión que profesan. Un islamismo mal entendido o mal interpretado, según manifiestan estos días portavoces de esa confesión religiosa, quienes mientras condenan los atentados, se sienten perjudicados por la interpretación generalista que las sociedades occidentales hacemos a raíz de los atentados, metiendo en un mismo saco a todos los de esa religión.

Estos días está corriendo por las redes sociales no solo la islamofobia, sino otras fobias hacia los refugiados, los extranjeros, los no católicos y, en definitiva, los diferentes. Los extremistas están haciendo su agosto sacando del armario sus apolilladas consignas contra todo lo que se menea y, mientras tanto, la sociedad está tratando de seguir con su día a día, llegar a fin de mes o tomarse unos días de vacaciones; las fuerzas de seguridad siguen con su trabajo, y los mandos políticos tratan de ponerse de acuerdo, no solo en lo indispensable, sino en lo necesario. Quizá este desastre pueda servir para que los políticos vean más allá de sus propias narices y se pongan a trabajar en lo que les une y no en lo que les separa.

Las calamidades unen a las sociedades sanas y ha sido un clamor de unidad y cariño hacia Barcelona, hacia Cataluña, no solo desde toda España, sino desde el resto de Europa y del mundo. Aprendamos todos la lección: en efecto, del «no tenim po» (no tenemos miedo), pasemos al «junts som més forts» (juntos somos más fuertes).

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/yihadistas/
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/yihadistas/20170821094434170528.html
http://dclm.es/noticias/61744/yihadistas
http://imasinformacion.es/not/20794/yihadistas/




viernes, 11 de agosto de 2017

Dicen que se acabó la crisis


Tendemos a creer que no pasa nada, hasta que pasa. En nuestro país, estamos contemplando con cierta sorpresa (así nos lo hacen ver los medios de comunicación) el conflicto de los estibadores, en su momento, ahora el del aeropuerto de El Prat y alguno más… Ellos son la avanzadilla de lo que está por llegar. Hicieron falta pocas huelgas para que el gobierno implantara la llamada Reforma Laboral, que supuso la pérdida de golpe de los derechos que los trabajadores habían conseguido durante décadas, poco a poco. En realidad solo hizo falta que el Partido Popular ganara por mayoría absoluta.

Esa Reforma, que el gobierno “justificó” como necesaria para “crear” empleo, consiguió que se perdieran derechos sindicales, profesionales, se facilitara el despido, se redujeran los sueldos y se precarizaran los contratos. Todo ello, como consecuencia de la crisis, dijeron. Una crisis que no crearon los trabajadores, pero cargaban con las consecuencias. Sin Reforma Laboral, el gobierno también desligó la subida de las pensiones del IPC, con lo que los pensionistas ya pierden poder adquisitivo a velocidad de crucero.

Al señor Rajoy se le llena la cara de sonrisa y satisfacción indicando que ya se ha acabado la crisis, y los ciudadanos podemos creérnoslo o no. La señora ministra de empleo y seguridad social, doña Fátima Báñez, se atreve a afirmar en púbico lo que es una recomendación de la OCDE: que hay que subir los sueldos en España. Cierto, pues en lo que dependa del gobierno, ya pueden empezar; lo demás depende de las empresas. Si los sueldos aumentan, lo hacen las retenciones y los ingresos de la S.S. para pagar las pensiones y demás; la rueda de la economía se activa y el país funciona mucho mejor. Se sale de la crisis de verdad.

Si acabarse la crisis solo es que los grandes empresarios estén ganando a niveles previos a ésta, pero esos beneficios no se derivan también a los trabajadores, como sujetos activos, estaremos abocados no solamente a un rosario de conflictos colectivos en aquellas empresas cuyos trabajadores los puedan llevar a cabo, sino al fracaso como país. La crisis no solo no habrá terminado, sino que se agravará y provocará consecuencias hoy por hoy insospechadas. Los actores principales, gobierno y agentes sociales, ya pueden ponerse manos a la obra porque se avecina un otoño caliente, más incluso que este verano de los incendios. 

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/dicen-se-acabo-la-crisis/
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/dicen-que-se-acabo-la-crisis/20170812092221169647.html
http://dclm.es/opiniones/3338/dicen-que-se-acabo-la-crisis
http://imasinformacion.es/not/20767/dicen-que-se-acabo-la-crisis/

miércoles, 26 de julio de 2017

Rajoy y las situaciones complicadas


No tenía la intención de escribir sobre el primer presidente en ejercicio, declarando como testigo ante la Audiencia Nacional por la trama Gürtel (Correa, en alemán), la mayor trama de corrupción de la democracia, y no lo quería hacer porque ya hay suficientes artículos de información y de opinión al respecto, pero no me he podido resistir, aunque sean unas breves líneas.

Hay que recordar que, según nuestro ordenamiento jurídico, el testigo está obligado a decir la verdad, no como el imputado que puede mentir. Los “no recuerdo”, “no me consta”, etc., no son mentiras stricto sensu, porque es muy difícil demostrar su no veracidad. Suele ser un recurso muy utilizado en este tipo de declaraciones por quienes no tienen intención de aclarar mucho.

La auténtica victoria de quienes consiguieron que Mariano Rajoy fuera a declarar a la Audiencia Nacional, aunque solo sea como testigo, ha sido transmitir a la ciudadanía a través de las preguntas de los letrados, el lío de la Gürtel. Ya da lo mismo que los diferentes medios de comunicación nos digan quién ganó el partido (en términos futbolísticos) según su tendencia, pues estamos mejor informados.

Ahora, unos piden la comparecencia de Rajoy en sede parlamentaria para dar explicaciones y otros piden directamente su dimisión. Sea como fuere, habrá que estar a cómo se ve esto en el extranjero, si afecta a la ¨Marca España”, si afectará a la Prima de Riesgo, al IBEX-35, etc. Habrá que preguntarse si no ha sido este un punto de inflexión en la carrera del presidente del gobierno, quien siempre parece salir indemne de situaciones que otros ven más complicadas que él mismo. 

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/rajoy-las-situaciones-complicadas/
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/rajoy-situaciones-complicadas/20170727080804167824.html
http://www.dclm.es/opiniones/3320/rajoy-y-las-situaciones-complicadas

Artículos posteriores relacionados:
http://www.elplural.com/politica/2017/07/27/los-medios-internacionales-destacan-la-turbia-imagen-de-rajoy-tras-declarar-ante#
http://www.radiocable.com/nm-testimonio-rajoy-sin-precedentes382.html
http://www.publico.es/politica/oposicion-no-logra-poner-cuerdas-rajoy-financiacion-ilegal-pp.html.






lunes, 3 de julio de 2017

Violencia en América Latina


Con 23.000 víctimas el año pasado, México es el país con más muertes violentas del mundo después de Siria, según el informe anual del británico Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), publicado el pasado mes de mayo. Solo en ese mes, se cifran en más de 2.100 los asesinados, debido a la guerra del narcotráfico, repuntada a raíz de la detención y extradición a los EE.UU. del “chapo” Guzmán. Aunque después se hagan matizaciones sobre el número de muertos por parte del IISS, debido a las quejas del gobierno mexicano, la cifra dada en mayo sigue siendo la válida.

Otros informes, como el Índice de Criminalidad 2016 de la consultora británica Verisk Maplecroft, sitúan a Guatemala antes que a México en cuanto a país más arriesgado. El citado informe analiza el riesgo para la población civil, los negocios y la economía en 198 países del mundo. Instituciones políticas débiles, tráfico de drogas, secuestros, extorsiones, robos, policía y fuerzas de seguridad ineficaces, hacen una mezcla letal para la población. Latinoamérica tiene 6 de los 13 países del mundo clasificados como de riesgo extremo, siendo en su conjunto la región de mayor riesgo del mundo. Dichos países son los siguientes: Guatemala (2º), México (3º), Honduras (6º), Venezuela (7º), El Salvador (8º) y Colombia (12º).

De toda esa zona solo un país, Venezuela, goza en España de cabeceras en los informativos de TV y de portadas en los periódicos, mientras que los demás países de esa área conflictiva parecen no existir, informativamente hablando. No se entiende que estemos aquí tan poco informados sobre lo que sucede en el conjunto de esa región hermana y, en cambio, lo estemos hasta la extenuación sobre un solo país. Habremos de preguntarnos qué intereses ocultos puede haber tras ese filtro informativo, aunque seguro que el inteligente lector ya tiene sus propias conclusiones.

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/violencia-america-latina/
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/violencia-america-latina/20170704080611164828.html
http://dclm.es/opiniones/3282/violencia-en-america-latina

Noticias posteriores relacionadas:
http://eleconomista.com.mx/sociedad/2017/07/03/mayoria-homicidios-mundo-suceden-america-latina

sábado, 1 de julio de 2017

Puigdemont, más cercano


La alcaldesa de La Carolina, la socialista Yolanda Reche, declaraba en el programa de RNE del día 1 de julio “No es un día cualquiera”, haberle llevado al presidente Puigdemont la partida de su abuela, nacida en aquella localidad jienense. He de confesar que me ha enternecido saber de sus raíces andaluzas. No por nada, sino porque lo hace más cercano; y no porque Cataluña esté alejada, sino porque es un reflejo de lo que es la sociedad catalana desde hace mucho tiempo. Hoy día con más mestizaje aún, dada la avalancha de personas de otros lugares del mundo.

La Cataluña de posguerra del siglo pasado se reconstruyó con la mano de obra procedente de Murcia, Andalucía, Galicia, Navarra y otras regiones españolas. Las personas procedentes de todos esos lugares encontraron en aquella región su nuevo hogar. Hubieron de adaptarse a aquellas costumbres, otras formas de entender la vida, el idioma que, aunque prohibido en esa época, era hablado en la intimidad y si se quería estar integrado en aquel lugar de acogida, había que aprenderlo. Los hijos o los nietos que les nacieron en Cataluña ya eran de allí y, en ocasiones, habían de demostrar serlo más que los de ocho apellidos catalanes.

Ahora bien, con independencia de apellidos o de las circunstancias personales de quienes pueblan Cataluña hoy en día, lo cierto es que comparten idiomas (catalán y castellano), sentimientos e intereses y quieren ser tenidos en cuenta, tal y como son. La cuerda se ha ido tensando con el ninguneo de Rajoy, quien suele dejar que los temas que no le gustan los resuelva (o no) el tiempo. A ese tiempo, Puigdemont le ha puesto fecha: el próximo día 1 de octubre. Ha proclamado de manera unilateral un Referéndum para que la gente, su gente, decida si quiere seguir integrada en el conjunto de España o se quiere separar.

De los políticos depende si quieren seguir teniendo cercano o no a Puigdemont. A lo mejor hay que ayudar a Rajoy a entender de qué va la ecuación de Cataluña en el conjunto de España. Hay mucho en juego y no conviene trivializar el asunto pues es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa. Hay un maravilloso mestizaje de apellidos y procedencias en todo el país y cada vez más; solo tenemos que respetarnos y avanzar en construir y aprovechar las sinergias propias de quienes se entienden.  

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/puigedemont-mas-cercano/
http://dclm.es/shh.php?id=3896

http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/puigdemont-mas-cercano/20170702092657164589.html
http://imasinformacion.es/not/20570/puigdemont-mas-cercano/

Entradas posteriores relacionadas:
https://www.google.es/amp/www.sinfiltros.com/historias/la-abuela-andaluza-carles-puigdemont-20170911.html/amp

lunes, 26 de junio de 2017

¿Ola de calor o cambio climático?



Hasta ahora la mayoría de los medios nos han estado hablando de la persistente ola de calor en la que estamos inmersos: ola de calor procedente de África, altas presiones, etc. Sería algo parecido a estar sometidos al albur de los elementos, como la Escuadra Invencible enviada por Felipe II a combatir contra los ingleses. Es evidente que no es lo mismo hablar de ola de calor que de cambio climático. Y no es igual porque si se trata de cambio climático, entonces es política; es decir, que no se están haciendo los deberes por parte de los poderes públicos para evitar llevarnos a ese callejón sin salida que supone el calentamiento del planeta, el agujero de la capa de ozono, veranos cada vez más largos, secos y calurosos, pantanos casi vacíos… Todo ello de manera exponencial, en una espiral sin término cada vez más destructiva.

Mucha gente se pregunta por qué parece de derechas estar contra las medidas anti cambio climático y ser de izquierdas estar más por las políticas medioambientales, cuando todos respiramos el mismo aire. La razón de las primeras puede estar en una miopía del beneficio rápido: algunas grandes empresas creen ganar más si evitan poner, por ejemplo, los filtros adecuados anti contaminación en las chimeneas de las producciones industriales y las centrales eléctricas alimentadas con derivados del petróleo; no se dan facilidades (en España) para la producción de electricidad con energías renovables; Donald Trump se ha echado atrás de los acuerdos de París que firmó Obama (acuerdos que España sí mantiene). En cambio, las izquierdas apuestan por un mayor control de la contaminación, porque los motores de los vehículos cumplan con los acuerdos medioambientales, por los acuerdos internacionales en materia de medioambiente (que España también apoya). Si evaluamos solo en términos económicos el coste de la contaminación, por ejemplo, es infinitamente más caro no tomar las medidas adecuadas. Según la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA) se estima en casi 1.000 millones al año las pérdidas económicas relacionadas con el clima en España.

Los expertos vaticinan que en nuestro país se sufrirá más con el cambio climático, cambio en el que ya nos encontramos inmersos, con graves problemas para la salud humana y para la flora y la fauna. Aparecerán enfermedades que se creían como muy próximas en el continente africano, como la malaria; ya tenemos enfermedades de las vías respiratorias y diversos tipos de cáncer, relacionados con el cambio climático; ya están desapareciendo las abejas en algunas zonas, uno de los temores, lo que altera gravemente la cadena ecológica; los incendios se incrementan de manera notoria, como hemos visto esta primavera y podremos contemplar, por desgracia, este mismo verano… Seguro que algo, mejor dicho bastante, podrán hacer los poderes públicos en materia de prevención, si se ponen a ello. Esperemos que no dependa solo de unas elecciones y se pongan todos a hacer los deberes.

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/ola-calor-cambio-climatico/
http://dclm.es/noticia.php?id=54143
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/ola-calor-cambio-climatico/20170627081303163947.html
http://imasinformacion.es/not/20511/-ola-de-calor-o-cambio-climatico-/

Artículos posteriores relacionados:
http://elpais.com/elpais/2017/06/26/ciencia/1498485505_330805.html
http://m.publico.es/sociedad/2005081/la-contaminacion-se-redujo-en-2016-pero-aun-afecta-a-uno-de-cada-tres-espanoles
http://www.europapress.es/internacional/noticia-roma-afronta-posible-racionamiento-agua-debido-sequia-20170723175257.html


viernes, 2 de junio de 2017

Trump contra Trump


Como diría un castizo, cada vez que habla Trump sube el pan dos pesetas. Recuerdo su campaña electoral frente a Hilary Clinton, a quien eligieron en primarias en el partido Demócrata para enfrentarse al candidato Republicano. Nadie apostaba mucho por la victoria de Trump, primero en su propio partido, y luego en las elecciones. Cuando ganó contra pronóstico, muchos opinaban que sus promesas electorales eran una barbaridad y que no las aplicaría. Pero ahí está, aplicando su programa electoral punto por punto; a lo mejor porque no es un político al uso. Su reciente viaje por esta parte del mundo, visita al Vaticano incluida, ha sido todo lo contrario a lo que recomiendan en primer curso de la carrera diplomática.

Acaba de anunciar que se retira, EE.UU. se retira, del acuerdo firmado en París por 195 países el 12 de diciembre de 2015. Dicho acuerdo establece un calendario para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La aplicabilidad sería para 2020, al finalizar la vigencia del protocolo de Kioto. Hay que recordar que el acuerdo de París fue de mínimos para conseguir que firmasen todos los países asistentes, para converger en un punto en el que sobre todo los países más contaminantes (EE.UU. es el segundo) no se sintiesen perjudicados en sus intereses económicos. Es natural que la mayoría de los países que suscribieron el acuerdo se sientan no solo sorprendidos, sino defraudados. Al menos China, primer contaminante, sigue y se reafirma en el acuerdo de París.

El tema no es baladí. Incluso Rajoy, quien en su momento habló de las opiniones de su primo de Sevilla (¿recuerdan?) para alejarse de las preocupaciones por el cambio climático, se ha reafirmado en el acuerdo de París; es decir, se ha distanciado de su aliado del otro lado del Atlántico para permanecer unido al club en un asunto tan preocupante como este. El flamante presidente francés, Emmanuel Macron, ha emulado al propio Trump con la frase “hacer grande de nuevo al planeta”, y no solo a los Estados Unidos, como proclama Trump en una parodia de patriotismo de cómic.

Recuerdo un programa de televisión, hablando del cambio climático, en donde hacían una recreación de la subida del nivel del mar que provocaba la inmersión de la Manga del mar Menor. Un pobre hombre intervino para comentar que no le preocupaba porque él vivía en el piso once. Una impresión similar me produce la retirada de Trump del acuerdo de París; algo así como la orquesta del Titanic tocando para que siguieran bailando los pasajeros de primera, mientras el barco se hundía. Por eso, no es que vaya contra el planeta solamente, es que va Trump contra Trump.

Publicado en:


http://dclm.es/noticia.php?id=53485
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/trump-contra-trump/20170603085813160997.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/trump-contra-trump/
http://imasinformacion.es/not/20367/trump-contra-trump/