martes, 28 de junio de 2016

¡Que viene el coletas!

Pablo Iglesias Turrión, el líder de ese conglomerado de partidos y tendencias bajo las siglas de Podemos, provoca más fobias que filias; transmite más desconfianza que serenidad al electorado. Claro, de eso se han dado cuenta a raíz del resultado electoral del pasado 26J. Hicieron sus cuentas, tras las elecciones del 20D, y pensaron que habían cometido el error de no unirse a IU, error que pensaron enmendar provocando unos nuevos comicios. Pero las matemáticas electorales no son una ciencia exacta, y esos profesores politólogos deberían saberlo. Declaraban no ser de izquierdas ni de derechas, para luego decir ser social demócratas, pero aliándose con los comunistas. Solo en campaña, tono de voz moderado, sonrisa en ristre y corbata intermitente, como los mensajes. Y el electorado eso también lo ve y lo valora.

Probablemente yo esté equivocado, pero a mi entender ese grupo llamado Podemos es una creación de determinados intereses económicos y mediáticos con el objetivo de dividir a la izquierda, cuyo referente es (y sigue siendo) el PSOE, y que no vuelva a gobernar en décadas. Pero no habían calculado la entrada de Ciudadanos y casi les fallan los cálculos. Menos mal que Iglesias les resolvió la partida evitando un gobierno de coalición, capitaneado por el PSOE, como resultado del 20D.

Los encuestadores, aposta o sin querer, les han puesto la guinda. Han creado unas expectativas del famoso “sorpasso”, dándole al PP ganador pero muy lejos, con menos diputados que en las anteriores elecciones. Así, mientras la izquierda estaba distraída con quién se llevaba la medalla de plata, el PP ha dado el zarpazo y se ha llevado 14 diputados más que el 20D. En Podemos, sin sumar más que antes a pesar de su pacto con los comunistas, se han quedado tan descolocados que hasta han encargado una encuesta externa para analizar qué ha pasado. No es tan difícil colegir que los estrategas del PP han hecho una buena jugada al estilo de “El arte de la Guerra” de Sun Tzu y les ha salido. Han asustado al personal con “el coletas” y les han votado los suyos, como siempre, parte del voto que se les había ido a Ciudadanos y algunos más.

Nadie se ha leído programa alguno, ni propio ni ajeno. Una memoria de pez ha hecho olvidar al electorado las subidas del IVA, del gas, de la luz, las tasas judiciales, la reducción de las prestaciones por desempleo, los recortes en Sanidad, Educación, en I+D, en la prevención de la violencia de género, en Cultura, en energías renovables, los copagos sanitarios, el éxodo de nuestros jóvenes mejor formados, el incremento de la deuda pública por encima del billón de euros, la reducción a la mitad de la bolsa de las pensiones, las leyes contra la libertad de expresión… Ah, y la corrupción, de la que todo el mundo parecía estar tan bien informado.

Les han asustado: ¡Que viene el coletas!, y el electorado ha olvidado todo eso y les han votado. Deberían hacérselo mirar, los de Podemos también. 

Publicado en:
http://dclm.es/noticia.php?id=44344
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/viene-coletas/20160629082920121935.html
Diario Lanza. Ciudad Real. Pág 29 de opinión. 29-06-2016
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/que-viene--el-coletas/100294
http://imasinformacion.es/not/18181/que-viene-ldquo-el-coletas-rdquo-/

sábado, 11 de junio de 2016

Ser califa en lugar del califa


Recuerdo unas historietas que se publicaban en los años sesenta del siglo pasado, ambientadas en el Bagdad de las mil y una noches, en donde había un visir llamado Iznogud (un juego de palabras de la frase inglesa “he’s no good”, él no es bueno) y que todo su empeño era ser califa en lugar del califa. Todas las historietas terminaban en su fracaso, pero era entretenido ver cómo conspiraba continuamente contra el califa, cuyo poder quería usurpar.

Recordaba estas historietas a propósito del comportamiento que se le ve al líder de Podemos, Pablo Iglesias. Por mucho que diga que quieren ganar al PP, lo que parece tenerle radiante y feliz es el resultado de las encuestas, la más reciente del CIS publicada el pasado día 9, que le augura un adelantamiento al PSOE y quedar como segundos. Cosa distinta es lo que decida el electorado el próximo día 26, como ya sucediera el pasado 20 de diciembre, cuyas encuestas predijeron algo parecido y luego no se cumplieron aquellos pronósticos.

A lo largo de todo el tiempo transcurrido desde las últimas y fracasadas elecciones, lo que ha quedado de manifiesto es que sólo ha habido dos partidos que entendieron el mensaje de las urnas de ponerse de acuerdo, al no producirse ninguna mayoría absoluta: PSOE y Ciudadanos. Ambos partidos están situados en la zona central del tablero ideológico a izquierda y derecha, flanqueados por Podemos y PP que están ubicados en los extremos de ese tablero. Éstos últimos quedaron como los bloqueadores del acuerdo, por motivos distintos pero convergentes en el resultado, imposibilitando así la formación de un gobierno del cambio, que tanto necesita España.

Sorprende que las encuestas den al PP como el partido más votado, siendo su líder el menos valorado, sin que la galopante corrupción le haga excesiva mella, sin que las polémicas leyes “mordaza” o de educación sin consenso, les parezcan afectar. Con los recortes, con los copagos... Con una deuda creciente que supera el inasumible billón de euros. Sin saber a estas alturas qué piensan hacer con las pensiones: si van a reponer la bolsa que han dejado en la mitad en tan sólo una legislatura, si las van a revalorizar y cuánto y, sobre todo, sin acallar los crecientes rumores sobre un recorte en las mismas, si gobiernan.

Es el momento de las personas, el momento de demostrar lo que cada uno piensa y quiere para sí y para sus familiares y vecinos. No podemos jugar con eso pues nos va el futuro en ello. Tenemos una segunda oportunidad, aprovechémosla ahora que ya nos ha quedado más claro lo que quiere cada partido y lo que puede dar de sí. El día 26 es la encuesta auténtica, la definitiva. Hay que votar sin miedo, hay que votar con responsabilidad y con la vista puesta al frente, sin espejos retrovisores que nos distraigan de lo que tenemos por delante. 

Publicado en:
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/ser-califa-lugar-califa/20160611101033119903.html
http://dclm.es/noticia.php?id=43793
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/ser-califa-en-lugar-del-califa/99465
Lanza de Ciudad Real. Edición en papel, pág. 30 de opinión, 13-06-2016
http://imasinformacion.es/not/17987/ser-califa-en-lugar-del-califa/