domingo, 14 de agosto de 2016

La prueba del algodón


La corta legislatura anterior dejó claro que había un partido claramente a favor de celebrar una nueva convocatoria electoral, Podemos. Quizá porque pensaron en los acuerdos con IU, que llevaron a efecto para las últimas elecciones del 26J, y que no  habían tenido listos para el 20D. Hicieron las cuentas de la lechera y no les salieron, porque la matemática electoral tiene unos elevados índices de incertidumbre. Los hacedores de opinión, las encuestas, demostraron equivocarse estrepitosamente en las urnas, al menos las publicadas en los medios.

Mariano Rajoy es esta vez quien ha aceptado el encargo del Rey de formar gobierno y todo su comportamiento, a lo largo del tiempo que ha dejado transcurrir desde las elecciones, lleva pensar que esta vez es él quien quiere unas nuevas elecciones. Tal vez esté contando con encuestas ad hoc que le auguren una gran abstención en la izquierda, una vuelta al redil del voto que se le fue a Ciudadanos más su siempre voto fiel, lo que le otorgaría una nueva mayoría, si no absoluta sí cómoda para seguir con sus políticas más que conocidas, además de aplicar los dictados de Bruselas y Berlín.

El no a la investidura de Rajoy está asumido por el PSOE, por la sencilla razón de que este partido es la alternativa al PP, y por toda la caterva de corrupción, presunta o no tanto, que les rodea. Eso está claro. También está claro que las matemáticas electorales no suman sin una participación por activa o por pasiva del PSOE. Pero que nadie se confunda, el PSOE también puede actuar por la izquierda y hasta es posible que lo haga; ya se ha manifestado Podemos en tal sentido. Pero si decide no hacerlo, y en aras a evitar nuevas elecciones, no queda otra que negociar con el PP su abstención; en segunda vuelta, naturalmente.

Los hacedores de opinión esta vez están en que el PSOE sube y los demás bajan o se mantienen, ante unas nuevas elecciones. También antes predijeron el “sorpasso” de Podemos y la bajada del PP. Piénsese que Rajoy no estaría cómodo en la próxima legislatura de ninguna manera, él y los suyos lo saben, y por eso quiere nuevas elecciones. Pero hay que desenmascararlo ante la opinión pública, porque ahora está haciendo que parezca que Sánchez es el malo de la película. Hágase la prueba del algodón, negóciese la abstención, y a ver qué pasa.

Publicado en:

http://dclm.es/opiniones.php?id=2646
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/prueba-algodon/20160815110206126698.html
Diario Lanza. Edición en papel. Pág. 22. 15-08-2016. 
http://imasinformacion.es/not/18559/la-prueba-del-algodon/
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/la-prueba-del-algodon/102379

Artículos posteriores relacionados:
http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/mariano-tiene-claro-5354040
http://m.libertaddigital.com/espana/politica/2016/08/30/indignacion-en-el-psoe-rajoy-quiere-terceras-elecciones-1276581428/

martes, 9 de agosto de 2016

En mi ciudad somos solidarios


¿Cómo se descubre que somos solidarios? Mirando al suelo. ¿Y qué vemos? Pues paquetes de tabaco vacíos que arrojan los muy solidarios fumadores; algún que otro envoltorio de bollería industrial que dejan los solidarios niños (a quienes sus padres no han acostumbrado a hacerlo de otra manera); latas de bebidas que los solidarios jóvenes dejan a un metro de una papelera; excrementos de mascotas, y un largo etcétera. 

Algunos son tan solidarios que en vez de tirar una hoja de papel al suelo, tal cual, la hacen pedacitos antes. ¿Y por qué hablo de solidaridad? Pues porque crea puestos de trabajo como barrendero/a, fomenta la fabricación de máquinas barredoras, escobas y demás utensilios de limpieza... No como sucede en las limpias ciudades del norte de España o cualquier pueblo una vez pasados los Pirineos. Allí la gente no arroja al suelo ni una colilla, y así no hay manera de crear empleo

Hace unos años, me comentaba un compañero de trabajo, fumador, que comprar un paquete de tabaco en el estanco era colaborar con la cadena económica desde la plantación hasta ahí. Además, presumía de dar trabajo a toda la red sanitaria con su adicción y, si luego tiraba el paquete al suelo, ayudaba al fomento del empleo. Ya lleva unos años sin fumar por un susto relacionado con la salud, ya no colabora con esas cadenas solidarias, y se encuentra muy bien. 

A lo mejor es hora de plantearnos ser un poco menos solidarios y parecernos más a esos paisanos de las ciudades del norte de España o a nuestros vecinos de allende los Pirineos y gozar de calles, plazas, parques y jardines más acordes a como nos gustaría que estuvieran.

Publicado en:
http://imasinformacion.es/not/18523/en-mi-ciudad-somos-solidarios/
Lanza de Ciudad Real. Edición papel, pág 24. 10-08-2016. 

miércoles, 3 de agosto de 2016

El tempo político


El señor Rajoy en su actuar o por el contrario, su no actuar, se ha manifestado como un experto dominador del tempo político. Tiene su arte conseguir que sean los demás quienes le hagan el trabajo, se les acuse encima de no hacerlo bien y él salga como triunfador. No ha sido un buen presidente para el conjunto de la sociedad, sí para las élites, pero sabe sobrevivir como nadie en aguas pantanosas; y no voy a entrar en eso del gallego que no se sabe si sube o baja, entra o sale. 

Como ha ganado las elecciones, es la lista más votada, cree que son los demás quienes tienen que acudir a su regazo para conformar un gobierno. Da la impresión de estar convencido de ser así. ¿Cómo va él a ser quien acuda a buscar apoyos? Han pasado cinco semanas desde las elecciones con la tranquilidad que le caracteriza y ha conseguido que la prensa afín culpe a otros partidos de no apoyarle y tal vez de abocarnos a otras elecciones. Genial. 

No hay que olvidar que en nuestra democracia gobierna quien recibe más apoyos en el Parlamento y que, en este momento, la mayoría representa a quienes no votaron al PP. Aun así es razonable que Rajoy busque apoyos en fuerzas afines, no tanto que lo haga entre quienes son su alternativa, como los socialistas. Es más o menos lo que le ha venido a decir Pedro Sánchez en su reunión con el presidente en funciones del martes día 2. Por tanto, no puede pretender el señor Rajoy culpar al señor Sánchez de provocar con su negativa unas hipotéticas terceras elecciones.

El ganador del 26J es quien tiene que mover ficha, todo el tablero si es necesario, para evitar otras elecciones, no deseadas por nadie, y conseguir formar gobierno. Ya lo intentó con valentía el señor Sánchez en la pasada legislatura. Ahora es el turno del señor Rajoy porque así se lo ha aceptado esta vez al Rey. Esperemos que ejerza su responsabilidad y se presente a la Investidura, como recoge el artículo 99.2 de la Constitución, sin trucos. De lo contrario, corre el riesgo de que lo adelanten por la izquierda y esta vez el tempo le juegue una mala pasada.

Publicado en:
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/tempo-politico/20160803082402125893.html
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/el-tempo-politico/101818
http://dclm.es/shh.php?id=3058
http://imasinformacion.es/not/18476/el-tempo-politico/
Lanza de Ciudad Real.  Pág. 26 de opinión. 04-08-2016.