lunes, 26 de junio de 2017

¿Ola de calor o cambio climático?



Hasta ahora la mayoría de los medios nos han estado hablando de la persistente ola de calor en la que estamos inmersos: ola de calor procedente de África, altas presiones, etc. Sería algo parecido a estar sometidos al albur de los elementos, como la Escuadra Invencible enviada por Felipe II a combatir contra los ingleses. Es evidente que no es lo mismo hablar de ola de calor que de cambio climático. Y no es igual porque si se trata de cambio climático, entonces es política; es decir, que no se están haciendo los deberes por parte de los poderes públicos para evitar llevarnos a ese callejón sin salida que supone el calentamiento del planeta, el agujero de la capa de ozono, veranos cada vez más largos, secos y calurosos, pantanos casi vacíos… Todo ello de manera exponencial, en una espiral sin término cada vez más destructiva.

Mucha gente se pregunta por qué parece de derechas estar contra las medidas anti cambio climático y ser de izquierdas estar más por las políticas medioambientales, cuando todos respiramos el mismo aire. La razón de las primeras puede estar en una miopía del beneficio rápido: algunas grandes empresas creen ganar más si evitan poner, por ejemplo, los filtros adecuados anti contaminación en las chimeneas de las producciones industriales y las centrales eléctricas alimentadas con derivados del petróleo; no se dan facilidades (en España) para la producción de electricidad con energías renovables; Donald Trump se ha echado atrás de los acuerdos de París que firmó Obama (acuerdos que España sí mantiene). En cambio, las izquierdas apuestan por un mayor control de la contaminación, porque los motores de los vehículos cumplan con los acuerdos medioambientales, por los acuerdos internacionales en materia de medioambiente (que España también apoya). Si evaluamos solo en términos económicos el coste de la contaminación, por ejemplo, es infinitamente más caro no tomar las medidas adecuadas. Según la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA) se estima en casi 1.000 millones al año las pérdidas económicas relacionadas con el clima en España.

Los expertos vaticinan que en nuestro país se sufrirá más con el cambio climático, cambio en el que ya nos encontramos inmersos, con graves problemas para la salud humana y para la flora y la fauna. Aparecerán enfermedades que se creían como muy próximas en el continente africano, como la malaria; ya tenemos enfermedades de las vías respiratorias y diversos tipos de cáncer, relacionados con el cambio climático; ya están desapareciendo las abejas en algunas zonas, uno de los temores, lo que altera gravemente la cadena ecológica; los incendios se incrementan de manera notoria, como hemos visto esta primavera y podremos contemplar, por desgracia, este mismo verano… Seguro que algo, mejor dicho bastante, podrán hacer los poderes públicos en materia de prevención, si se ponen a ello. Esperemos que no dependa solo de unas elecciones y se pongan todos a hacer los deberes.

Publicado en:
http://www.lanzadigital.com/opinion/ola-calor-cambio-climatico/
http://dclm.es/noticia.php?id=54143
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/ola-calor-cambio-climatico/20170627081303163947.html

Artículos posteriores relacionados:
http://elpais.com/elpais/2017/06/26/ciencia/1498485505_330805.html

viernes, 2 de junio de 2017

Trump contra Trump


Como diría un castizo, cada vez que habla Trump sube el pan dos pesetas. Recuerdo su campaña electoral frente a Hilary Clinton, a quien eligieron en primarias en el partido Demócrata para enfrentarse al candidato Republicano. Nadie apostaba mucho por la victoria de Trump, primero en su propio partido, y luego en las elecciones. Cuando ganó contra pronóstico, muchos opinaban que sus promesas electorales eran una barbaridad y que no las aplicaría. Pero ahí está, aplicando su programa electoral punto por punto; a lo mejor porque no es un político al uso. Su reciente viaje por esta parte del mundo, visita al Vaticano incluida, ha sido todo lo contrario a lo que recomiendan en primer curso de la carrera diplomática.

Acaba de anunciar que se retira, EE.UU. se retira, del acuerdo firmado en París por 195 países el 12 de diciembre de 2015. Dicho acuerdo establece un calendario para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La aplicabilidad sería para 2020, al finalizar la vigencia del protocolo de Kioto. Hay que recordar que el acuerdo de París fue de mínimos para conseguir que firmasen todos los países asistentes, para converger en un punto en el que sobre todo los países más contaminantes (EE.UU. es el segundo) no se sintiesen perjudicados en sus intereses económicos. Es natural que la mayoría de los países que suscribieron el acuerdo se sientan no solo sorprendidos, sino defraudados. Al menos China, primer contaminante, sigue y se reafirma en el acuerdo de París.

El tema no es baladí. Incluso Rajoy, quien en su momento habló de las opiniones de su primo de Sevilla (¿recuerdan?) para alejarse de las preocupaciones por el cambio climático, se ha reafirmado en el acuerdo de París; es decir, se ha distanciado de su aliado del otro lado del Atlántico para permanecer unido al club en un asunto tan preocupante como este. El flamante presidente francés, Emmanuel Macron, ha emulado al propio Trump con la frase “hacer grande de nuevo al planeta”, y no solo a los Estados Unidos, como proclama Trump en una parodia de patriotismo de cómic.

Recuerdo un programa de televisión, hablando del cambio climático, en donde hacían una recreación de la subida del nivel del mar que provocaba la inmersión de la Manga del mar Menor. Un pobre hombre intervino para comentar que no le preocupaba porque él vivía en el piso once. Una impresión similar me produce la retirada de Trump del acuerdo de París; algo así como la orquesta del Titanic tocando para que siguieran bailando los pasajeros de primera, mientras el barco se hundía. Por eso, no es que vaya contra el planeta solamente, es que va Trump contra Trump.

Publicado en:


http://dclm.es/noticia.php?id=53485
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/trump-contra-trump/20170603085813160997.html
http://www.lanzadigital.com/opinion/trump-contra-trump/
http://imasinformacion.es/not/20367/trump-contra-trump/