domingo, 29 de abril de 2012

Es la economía, imbécil


Con la frase del título lapidó Bill Clinton, en campaña electoral, a George Bush (padre). Así lo entendieron los electores y se convirtió en el 42º presidente de los Estados Unidos en 1993. Así también lo ha entendido François Hollande, candidato ganador del partido socialista, en la primera vuelta de las elecciones francesas a la presidencia de la república, cuya final se disputará el próximo domingo, día 6 de mayo.

Entre sus recetas económicas está la emisión de eurobonos, la bajada de los tipos de interés y la separación entre la banca de inversión y la banca doméstica. Impondrá una tasa sobre las transacciones financieras (por cada 100 euros, pagarán medio). La creación de una banca pública, que ayude a las Pymes en su inversión productiva, potenciará la creación de empleo. Lo que unido a la propuesta de retrasar un año el objetivo de equilibrio presupuestario y rebajas adicionales a las empresas, si los beneficios se reinvierten en nuevas actividades económicas, puede suponer un revulsivo muy importante para la reactivación de la economía francesa.

Con las iniciativas de Hollande, se ha puesto de manifiesto que otras alternativas a la restrictiva política económica actual son posibles. De momento, Angela Merkel ha recogido el guante y ya anuncia la creación de una “agenda de crecimiento” para la Unión Europea, que deberá estar lista para la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno en junio.

Mientras tanto en España cada viernes, después del Consejo de ministros, nos llevamos una sorpresa. Todos los tiros van en la misma dirección: personas que trabajan por cuenta ajena (asalariados, funcionarios…), jubilados, personas con dependencia, mujeres maltratadas, inmigrantes… La Sanidad y la Educación públicas y todo aquello que era el estandarte del Estado del Bienestar, parecen estar en el punto de mira del rifle del gobierno, en un recorte sin precedentes en la democracia española. La consecuencia es que los mercados no se fían de nuestra economía y el FMI cifra en 10 los años para que España vuelva a la senda del crecimiento, que es como decir “ad infinitum”.

La señora Merkel, en cuyo espejo parece mirarse el presidente Rajoy, no habla de ninguna herencia recibida, actúa, y ya está tomando buena nota por si gana Hollande en Francia. Confiemos en que el giro de la canciller alemana hacia políticas más realistas, en aras del crecimiento, hagan reflexionar al presidente español y tome decisiones beneficiosas para la economía. Iniciativas que favorezcan el crecimiento y hagan un reparto de las cargas a “todos” los sectores sociales para una evolución favorable del conjunto de la sociedad.

Publicado en: http://www.dclm.es/opiniones.php?id=133, 29-04-2012
Publicado en: Lanza de Ciudad Real, edición en papel, página 32, 01-05-2012

domingo, 15 de abril de 2012

El sudoku del gobierno


Una vez celebradas las elecciones autonómicas audaluzas y asturianas, el pasado 30 de marzo, el gobierno presentó los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Un recorte del 34% en la partida de Formación para el Empleo en los PGE, con una tasa de desempleo que supera el 23% al primer trimestre de 2012, no contribuye a reducir las cifras del paro. Por otra parte, la Reforma Laboral que ha impulsado el gobierno del partido popular, de momento no ha producido los efectos publicitados sobre la creación de empleo. Más bien al contrario, según los datos de la EPA del mes de marzo.

Lo cierto es que los inversores siguen sin fiarse de la economía española, a la que vuelven a atacar, pese a las medidas adoptadas acordes con las recomendaciones del FMI y de la UE, y sigue aumentando la prima de riesgo, que vuelve a superar los 400 puntos básicos, a pesar de los recientes presupuestos presentados en Bruselas, de las reformas acometidas y de las reformas previstas.

Unos presupuestos calificados por algunos como de economía de posguerra, sin que haya habido ninguna guerra en el sentido tradicional, podrían provocar, y de hecho esa parece ser la tendencia, un efecto dominó de carácter negativo que nos lleve a cotas difícilmente imaginables hace siquiera unos meses, con picos en las tasas de desempleo que podrían alcanzar el 25%, lo que aplazaría sine die el regreso a sendas de crecimiento positivo de la economía española.

Difícil papeleta para el gobierno con:

a) Unos presupuestos sumamente restrictivos con las inversiones, que no ayudan a la creación de empleo.

b) Una patronal empresarial a la que no le gusta el recorte en las inversiones.

c) Unos sindicatos enfrentados al gobierno por la Reforma Laboral.

d) Unos mercados que siguen sin fiarse de la economía española.

e) Una Unión Europea muy vigilante con la evolución de nuestra economía.

f) Una población con miedo a invertir y, por tanto, recortando el gasto, que no favorece el funcionamiento de la rueda de la economía, amén de los parados.

g) Una capas sociales desfavorecidas, que verán incrementado su tamaño.

Un sudoku muy difícil para el ejecutivo, al caminar en un permanente equilibro inestable, mientras intenta la cuadratura del círculo de volver a crecer. La UE, a cuyo ámbito económico pertenecemos, debe considerarnos parte inseparable de su cuerpo económico y debe de saber utilizar las sinergias productivas en su seno. Sólo podremos salir si mantenemos el espíritu de unión en el conjunto de la zona euro, pues un cuerpo en el que una pierna avanza hacia un lado y la otra pierna hacia el otro, jamás avanzará. Y a quien se para lo adelantan.

Publicado en: http://www.dclm.es/opiniones.php?id=109

Publicado en: http://www.lanzadigital.com/opinion/el_sudoku_del_gobierno-32995.htm

Publicado en: Lanza de Ciudad Real, pág. 36, 19-04-2012

viernes, 13 de abril de 2012

Luismi

En infinidad de lugares de nuestra Comunidad e incluso allende nuestros límites territoriales, decir Luismi es saber que nos estamos refiriendo a Luis Miguel Maza Alcázar. Se nos ha ido. Se lo ha llevado esa maldita y traicionera enfermedad de moda que está atacando a tanta gente, mucha conocida y cercana, y me vienen nombres (demasiados) a la mente mientras escribo estas líneas. En unos casos se consigue superar la enfermedad y en otros no. Este ha sido el de nuestro querido Luismi.

Optimista como nadie, trabajador incansable, cercano, amigo de sus amigos, que sabía tocar el cielo y el suelo al mismo tiempo, hay que ser muy grande para conseguir eso, y él lo hacía. Lo mismo estaba atendiendo sus obligaciones de alto cargo en la Junta de Comunidades, durante la presidencia de José María Barreda, que se remangaba a preparar unas migas, unas tortillas, ensartar pimientos para ponerlos a secar, preparar los apaños de una matanza…

Ha hecho mucho por todos cuantos ha podido. Como estaba siempre por las personas y por esta tierra, a la que amaba tanto como a sus gentes, ha ayudado al entramado asociativo: AMUMA, Santa Águeda, muchas de vecinos, a tantas poblaciones… y a las diversas “casas” de Castilla-La Mancha en otras Regiones de nuestro país.

No pretendo hacer un currículo de Luismi, pues sería muy extenso, ni enumerar el sinfín de reconocimientos de que ha sido objeto, sino tan sólo destacar su lado humano. Quienes lo conocíamos de cerca, le queríamos y aprendimos de sus muchas virtudes. Siempre tenía una palabra de aliento; donde otros veían problemas, él veía oportunidades; donde otros ponían excusas, el proponía soluciones. Le llamaba al pan pan y al vino, vino. No tenía dobleces, era de fiar. Recordando a Antonio Machado, era “en el buen sentido de la palabra, bueno”.

Descansa en paz, Luismi.


Publicado en: http://www.dclm.es/opiniones.php?id=104

Publicado en: Edición en papel de Lanza de Ciudad Real, pág. 32, 14-04-2012

Publicado en: Edición en papel de La Tribuna de Ciudad Real, pág. 4, 15-04-2012