jueves, 14 de junio de 2012

Autobús a los anejos

Carta enviada al director del diario La Tribuna de Ciudad Real:

El día 2 de octubre de 2006 comenzó a funcionar el servicio urbano de autobuses que une Ciudad Real con sus anejos, y éstos entre sí, tras largos años de reivindicación vecinal de una obligación que debe cumplir el Ayuntamiento con sus vecinos, por Ley. Desde entonces viene funcionando el servicio con normalidad, con una frecuencia de cada hora y media. Lástima que el primer servicio, el de las 8, no permita llegar a las 8 a las personas que entran a esa hora a sus trabajos. Se tuvo el detalle de incluir ya en el precio de cada billete el descuento que se hace al bono.

La noticia aparecida el pasado martes, día 12, en el diario que usted dirige, acerca de las “mejoras” que la concejala de movilidad, Rosario Roncero, piensa implementar en las líneas de autobuses del municipio, habla del desdoblamiento de algunas líneas, del aumento de la frecuencia en otras, y de que va a haber una variación en el precio del billete de los anejos. Aquí es donde uno dice, Virgencita que me quede como estaba. Cuando se avería el coche y se lleva al taller, lo suelen reparar; pero si el coche funciona correctamente y se lleva al taller, se sale con algún problema.

Todo indica que no sólo van a subir espectaculamente el precio del billete del autobús de los anejos, sino que al parecer se pretende suprimir el servicio en algunos de sus espaciados tramos horarios. Si se desea disuadir a los ciudadanos del uso del coche, o al menos así nos lo están explicando, no parece esa la mejor forma. Le ruego a la señora concejala reconsidere esa idea puesto que, como sabe, se trata de un servicio público, no regido por criterios de rentabilidad, como puede ser en una empresa, sino de servicio. Quizá esté estudiando la ocupación de todas las líneas de Ciudad Real en todos los tramos horarios y, en base a ello, decida que en aquellas franjas horarias en las que viaja muy poca gente, no merece la pena que el ayuntamiento haga ese gasto. Si fuera en todo el municipio tendría sentido ese pensamiento, pero estaría cometiendo el error de considerar gasto lo que es un servicio.

No da la impresión de que en el conjunto del presupuesto, vaya a solucionar el abultado déficit del Ayuntamiento la posible supresión de franjas horarias del autobús de los anejos, pues sería el chocolate del loro. Confiamos en el buen criterio de doña Rosario, en su ponderación y equidad entre los habitantes de todo el municipio, vivan donde vivan, y en que se deje seguir funcionando aquello que ya funciona durante mucho tiempo, a plena satisfacción de los usuarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario