martes, 3 de febrero de 2015

El final del abuso en Europa


El resultado de las recientes elecciones griegas, tal como se esperaba, han dado la victoria a Syriza, cuyo líder, Alexis Tsipras, ha formado un gobierno de choque para cumplir lo más rápidamente posible el programa con el que se presentó ante la ciudadanía de aquel país. En sus primeros pasos internacionales, ya se han producido algunos cambios que parecían dogmas de fe, como el credo de la Troika, que tiene los días contados, según las recientes noticias de Bruselas. Los llamados hombres de negro, campaban a sus anchas por los países de la UE y hacían y deshacían sin que los gobiernos democráticamente elegidos (ellos no) tuvieran otra opción que seguir escrupulosamente sus dictados. Dictados que pasaban por causar dolor a los más desfavorecidos de la sociedad para pagar deudas imposibles.

El caso de Grecia ha sido paradigmático. Un país, cuyo PIB anda por el 2% de la UE, ha sido el primero en levantar la mano en señal de alto y decir hasta aquí hemos llegado, haciendo uso de las urnas. La situación a la que se ha llevado a ese país, por seguir los dictados de Frau Merkel, la Troika, el FMI y demás instituciones, ha sido catastrófica. Se ha demostrado la ineficacia de esas políticas para poder hacer frente a sus compromisos económicos, con un país paralizado, empobrecido y al borde del colapso social. Hasta el presidente Obama ha declarado estos días que no se podía abusar de un país como se estaba haciendo con Grecia. ¿Sólo con Grecia, se pregunta uno inmediatamente? ¿Acaso no se están aplicando en España fórmulas económicas surgidas de la misma escuela?

El ex presidente francés, Nicolás Sarkozy, ya declaró en los comienzos de esta gran crisis ser necesario refundar el capitalismo, en clara alusión a dónde estaba el origen. Lo único que se ha refundado desde entonces ha sido privatizar las ganancias y socializar las pérdidas; salvar a los bancos y dejar caer a la sociedad. Igual que Grecia, una familia que no tiene ingresos no puede pagar una hipoteca, cuyos intereses de demora son de usura (entre el 19 y el 22%). No es de extrañar que un juez de Lanzarote haya condenado a un banco por abuso en una hipoteca, evitando el desahucio. Con motivo de un reciente y lacerante desahucio en Madrid con un bebé y niños pequeños, ha saltado la noticia de que el Ayuntamiento había vendido a un llamado Fondo buitre unas viviendas sociales de titularidad pública, a quienes el nuevo propietario había duplicado el alquiler. Me pregunto si la Fiscalía debiera actuar de oficio sobre la legalidad de esa venta.

El dinero es un medio, nunca un fin. No se pueden poner los intereses económicos antes que los de las personas, porque estaremos poniendo el carro por delante de los bueyes. En la medida en que los Partidos sean conscientes de eso y lo incluyan en sus programas estaremos avanzando como sociedad. Nunca se debió de permitir semejante desaguisado en España ni en otros países de la UE. Los jueces, la historia, y la ciudadanía en las urnas los juzgarán, sobre todo en este año de citas electorales en nuestro país. Otra política es posible, como ha demostrado Susana Díaz en Andalucía y como ya ha empezado a poner sobre la mesa el nuevo gobierno griego. El que tenga oídos para oír, que oiga.

Publicado en:
http://www.objetivocastillalamancha.es/content/nacional/opinion/el-final-del-abuso
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/final-abuso-europa/20150203135827071923.html
http://www.dclm.es/noticia.php?id=30077
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/el-final-del-abuso/75578


No hay comentarios:

Publicar un comentario