sábado, 20 de mayo de 2017

El significado de las palabras

Me llama la atención la cantidad de palabras que expresamos diariamente para definir aspectos de nuestra vida, sin percatarnos de la carga ideológica que a veces conllevan. Porque hemos de ser conscientes de que detrás del lenguaje que consideramos normal cada uno de nosotros, está nuestra historia, nuestra manera de entender el mundo, nuestra ideología…

Estoy leyendo o escuchando estos días neologismos como “postverdad” o mentira emotiva, en la que los hechos objetivos tienen menos importancia que las emociones. Algo que aparenta ser verdad y es más importante que la propia verdad. Los que más utilizan hoy este arte son determinados políticos, más aún los nacionalistas (periféricos y centralistas, que de todos hay, y los unos “ayudan” a la existencia de los otros).

Göbels, el jefe de la propaganda nazi, decía que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. Recuérdese que los nazis fueron unos maestros en el camuflaje del significado de las palabras: a los campos de exterminio los llamaban “campos familiares”, supongo que era porque metían allí a familias enteras. Y para más recochineo, en la puerta del campo ponían un letrero en semicírculo que decía: “Arbeit macht frei”, o sea, el trabajo te hace libre.

El otro día escuchaba a un político hablar del “mercado de trabajo”, en lugar de decir el mundo laboral; de los “recursos humanos”, en lugar de hablar de los empleados… Detrás de estas dos sencillas expresiones hay toda una carga ideológica. Es decir, si definimos el empleo como un “mercado”, si definimos a las personas que trabajan en una empresa como un “recurso”, igual que las mercaderías o las finanzas, estamos “cosificando” a los trabajadores, a los seres humanos. ¿Cuál es el resultado?, pues que al ser cosas, no nos cuesta aprovecharnos de ellas, explotarlas.

Ya nos hemos acostumbrado a entender al gobierno cuando informa de que va a efectuar unos “ajustes”; todo el mundo entiende que se refiere a “recortes”. Como cuando declaró que iba a actualizar las pensiones y que tuvieran siempre incremento. En efecto, las desligó del IPC. Es decir, antes se actualizaban en función del incremento de precios al consumo (IPC) y ahora ya no; suben, pero solo un 0,25% anual. Los precios del mes de abril, por ejemplo, subieron diez veces más que el incremento de las pensiones para todo el año.

En conclusión, hay mucha “postverdad” en algunas manifestaciones de nuestros gobernantes, en determinadas relaciones contractuales, en parte del lenguaje político… Pero lo bueno es que nos demos cuenta y no se crean que nos la dan con queso. 

Publicado en:
http://www.dclm.es/noticia.php?id=53118
http://www.lanzadigital.com/opinion/significado-las-palabras/
http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/el-significado-de-las-palabras/20170521100521159310.html
http://imasinformacion.es/not/20303/el-significado-de-las-palabras/







No hay comentarios:

Publicar un comentario