domingo, 28 de febrero de 2016

El Padrenuestro, con respeto

El pasado día 15 de febrero, la poetisa Dolors Miquel tuvo a bien recitar una parodia del Padrenuestro con motivo de la entrega de los premios Ciutat de Barcelona, en un acto que organizó el ayuntamiento de la Ciudad Condal. El pasado día 26, el Pleno de aquel ayuntamiento rechazó por mayoría una moción contra “la ofensa a los sentimientos y las creencias de la religión católica” por ese Padrenuestro blasfemo.

Si lo que pretendía la señora Miquel era hacer un manifiesto feminista con esa parodia se equivocó. Al mencionar únicamente atributos sexuales femeninos estaba confundiendo éstos con una pretendida defensa de la igualdad de género. Y, desde luego, cometió un error de bulto al hacerlo recitando algo parecido al Padrenuestro católico. Una pena desde todos los puntos de vista.

No es el momento para hacer demagogia con estos temas; pero, a mi modo de ver ha sido un acto gratuito de agresión contra los sentimientos, no ya sólo de los católicos, sino de las personas que defienden la igualdad de género y de cualquier persona bien educada. ¿Se sienten ahora más libres la señora Miquel y la señora Colau, que la defendió? ¿Tenían necesidad de expresar ese desprecio a la convivencia pacífica para afianzarse en sus “principios”? Quizá hayan elegido la religión católica en vez de alguna otra, porque no esperan ninguna reacción violenta de los creyentes católicos.

Estos asuntos hay que tratarlos en nuestro ámbito de manera civil y civilizada. Una cosa es que seamos un Estado aconfesional, según figura en nuestra Constitución, y otra es que alguien se comporte de esa manera con las creencias de una parte importante de la población, o del buen gusto, si me apuran. Puede no condenarse judicialmente, como no se condenaría a quien llamara fea a una señora en una reunión social, algo que todo el mundo vería como una falta de cortesía, pero convendrán conmigo en que es una falta de respeto enorme, que hiere profundamente los sentimientos de muchas personas, no sólo de los creyentes.

Hay que remar con el rumbo correcto, y para eso las buenas formas de convivencia deben de ser el timón que guíe nuestro navegar diario. Pero nos equivocaremos de puerto si seguimos el rumbo que marcan algunos grumetes que se creen capitanes.

Publicado en:

http://www.clm24.es/opinion/casimiro-pastor/padrenuestro-respeto/20160228101714109503.html
http://elcrisoldeciudadreal.es/2016/02/28/108068/padrenuestro-con-respeto/
Lanza de Ciudad Real, edición en papel. Pág. 35 de Opinión. 29-02-2016.
http://imasinformacion.es/not/16927/el-padrenuestro-con-respeto/
http://www.dclm.es/shh.php?id=2721
http://www.lanzadigital.com/news/show/opinion/el-padrenuestro-con-respeto/94558

No hay comentarios:

Publicar un comentario